Ultima función de la obra pequeños crímenes conyugales en el Teatro Nacional

151 0

Después de 70 funciones, más de 17 mil espectadores y excelentes críticas, “Pequeños Crímenes Conyugales” se despide de Bogotá. Este sábado 12 de septiembre, a las 8 p.m. será su última función en el Teatro Nacional Fanny Mikey, para luego empezar una gira nacional por Cúcuta, Cali, Barranquilla y Medellín. Bajo la dirección de Diego León Hoyos, los actores Nicolás Montero y Coraima Torres le dan vida a esta historia de amor con tintes policíacos, que se robó la atención y los aplausos del público que fue a verla. Pistas detectivescas, momentos de seducción, mentiras que sacan verdades, besos de todos los estilos, suspenso, tensión y una gran producción hacen parte de esta pieza teatral que recrea el universo amoroso con mucho humor negro.

La puesta en escena del Teatro Nacional, de Pequeños Crímenes Conyugales, de Eric Emmanuel Schmitt, alcanza el profesionalismo que sobresale en latitudes de mayor tradición escénica. En esta versión bogotana cuenta con una inteligente adaptación y con la batuta, sin truculencia ni artimañas, de Diego León Hoyos, quien bosqueja con pericia una atmósfera de paradoja, con un sabor por momentos de suspenso. Por fortuna, los dos protagonistas le dan la talla al director”. Fernando Toledo. El Tiempo

Alejandro ha sufrido un accidente y ha perdido la memoria. Beatriz, quien dice ser su esposa, lo lleva a casa y le va contando quién es él. Sin embargo, nada de lo que ella le dice le cuadra en su cabeza; él empieza a dudar de lo que ella le cuenta: No sabe si le está inventando una personalidad de él que ella desearía que fuera. Empieza entonces a jugar al detective, a hacer preguntas, a unir pistas y hasta a decir mentiras que lo lleven a la verdad… ¿Será Beatriz una asesina, una mentirosa empedernida, una soltera frustrada, una ‘caza maridos’? o simplemente su esposa, a quien, tal vez, no conoce tanto como desearía.

“La obra adquiere su propio ritmo sin necesidad de usar demasiados cambios de luz, música y escenografía. La fuerza está en los actores y en la posibilidad de estar frente a un teatro más simple, donde queda demostrado que, en ocasiones, lo único necesario para ver buen teatro es un libreto llamativo y dos actores capaces de medírsele al reto”.

Escrita por el dramaturgo francés Eric-Emmanuel Schmitt, esta producción del Teatro Nacional cuenta además con música original de Josefina Severino, una escenografía sobria diseñada por Liliana Cortés, el vestuario de Rosita Cabal, maquillaje de John Jairo Rangel, las luces de Rafael Vega, asistencia de dirección de Alejandro Jaramillo y la producción ejecutiva de Víctor Manuel Sánchez.
Fuente: teatro nacional