El Código QR cada vez más pierde terreno en el mundo de los móviles

116 0

Los códigos QR (Quick response o de respuesta rápida) son esos códigos de barras cuadrados que se parecen a un tablero de ajedrez bajo el efecto del LSD. Y se los está comenzando a ver con mayor frecuencia en carteles publicitarios, anuncios en las revistas, tarjetas de presentación, calcomanías, camisetas y todo aquello que se utilice para promocionar algo. De hecho es muy frecuente que en eventos públicos, las placasa de identificación de los invitados tengan alguna clase de código para entregar más rápido información como teléfono, e-mail o página web.

Pero al parecer la gente no entiende qué son los QR o simplemente no sabe qué hacer con ellos.

Usted puede pensar que si hay alguien que sabría cómo usarlo, serían probablemente los jóvenes universitarios o aquellos que manejan más frecuentemente la tecnología más reciente, una población demográfica que está inmersa en la tecnología y bombardeada por el mercadeo. Pero un estudio reciente (LK) encontró que uno de cada ocho universitarios no tiene idea de qué hacer con un QR.

Archrival, un grupo de investigación que se enfoca en mercadeo para jóvenes, encuestó a 500 estudiantes en 24 universidades en todo EE.UU. Y encontraron que a pesar de que el 80% posee un teléfono inteligente y habían visto con anterioridad un código QR, sólo el 20% sabía como escanear con éxito el QR que se les brindó como ejemplo. Más aún el 75% dijo que muy probablemente no escanearían un QR en el futuro.

“¿Por qué esta diferencia? A los estudiantes les costó el proceso. Algunos no sabían que se necesitaba una aplicación diferente (para ‘leer’ el código). Algunos creyeron erróneamente que se activaría directamente con la cámara de fotos del celular, y otros simplemente perdieron interés, diciendo que el proceso llevaba mucho tiempo” escribió Don Aguirre, gerente de marca de Archrival. Y agregó que “hasta que los QR sean más fáciles de usar y provean un contenido que conecte a las personas con las marcas, los estudiantes continuarán mostrando apatía respecto al tema”

El sondeo de Archrival se hace eco de otros estudios respecto a la actitud de los consumidores frente a los códigos QR.

Personalmente los códigos QR no me dicen nada. Es una complicación más en el universo móvil.

El punto central de los códigos QR es simplificar el uso del teléfono para conectar a los usuarios con la información relevante para ellos, sobretodo cuando el tipeo se vuelve complicado

La mayoría de los teléfonos inteligentes tienen navegadores y conexiones para datos lo suficiente buenos, que permiten mostrar una página web para telefonía móvil. Pero tratar de escribir correctamente un URL en esos pequeños teclados puede llegar a ser un desafío. Ahí es donde entran los códigos QR, ya que eliminan la necesidad del tipeo, pero se necesita una aplicación de escáner ya instalada. Luego se necesita un minuto para abrir la aplicación antes de apuntar la cámara de fotos del teléfono al código.

Y ahí es cuando comienza el gran juego de saber si el contenido es interesante, útil, relevante o simplemente apto para ver el en el móvil. A esto se le suma el problema de la seguridad: los códigos QR pueden ser usados para enviar virus o para las estafas por phishing.

Hay unas cuantas alternativas al código QR pero no están tan desarrolladas aún y la mensajería de texto es la que se impone entre los consumidores.

Por ahora los códigos QR seguirán apuntando hacia esas cosas que los consumidores no quieren ver.