Facebook hizo ayer historia al convertirse en el mayor estreno en bolsa de una empresa tecnológica. Aunque las acciones de la compañía padecieron el clima negativo de la crisis, la red social acabó con una valoración por encima de 105.000 millones de dólares, superando la de sólidas compañías como McDonald’s, Citigroup o Amazon.

Facebook hizo ayer historia con el mayor estreno en bolsa de una firma tecnológica con una deslumbrante valoración de más de 100.000 millones de dólares, y eso pese a una sesión poco convincente en la que terminó levemente por encima de los 38 dólares en los que había fijado su precio de salida.

“No creo que ninguno de nosotros haya visto nada parecido en nuestra vida. La última vez que vimos algo que se le acercaba fue cuando Google salió a bolsa y en comparación aquello parece un evento pequeño”, explicó hoy el analista de Gartner, Michael Gartenberg, sobre el esperado debut de la red social.

Tras alargarse más de treinta minutos el comienzo de su cotización en medio de una expectación desconocida en Wall Street hace años, el primer intercambio de acciones de Facebook en el mercado Nasdaq se produjo por 42,05 dólares, un 11 % más que los 38 dólares iniciales.

En esos primeros minutos se llegaron a cerrar contrataciones por 43 dólares, con lo que se disparó más del 13 %, con lo que parecía confirmar los augurios de una subida superior a dos dígitos en el primer día en bolsa de la red social que fundó hace tan solo ocho años Mark Zuckerberg en un dormitorio de la universidad de Harvard.

Pero veinte minutos después del arranque, esa espectacular subida se frenó repentinamente hasta volver al mismo precio de salida, exactamente en 38 dólares, lo que despertó dudas sobre el éxito de esta anticipadísima salida a bolsa y que incluso provocó que los tres índices de referencia de Wall Street se tiñeran de rojo.

Ese inesperado cambio se debió en parte a un error técnico del mercado Nasdaq, que reconoció haber investigado problemas con la ejecución de las órdenes de compraventa de las acciones de Facebook, pero también a un momento difícil en los mercados de valores y a unas excesivas expectativas que finalmente no se materializaron.

Valoración de 105.000 millones de dólares

Y es que las acciones de la empresa -de las que se intercambiaron más de 500 millones- terminaron el día con un pírrico avance del 0,6 %, a 38,23 dólares, aunque eso no evitó que su valoración terminase por encima de los 105.000 millones de dólares, superando la de sólidas compañías como McDonald’s, Citigroup o Amazon.

Las elevadas expectativas y sólida demanda para su oferta pública de venta de acciones (opv) hicieron que Facebook elevase desde 388 hasta 421,2 millones el número de acciones que sacó finalmente al mercado, con lo que recaudó 16.000 millones de dólares, lo que podría ascender en un mes hasta los 18.400 millones si se ejercen las opciones por sobreasignación.

Se trata del mayor estreno en Wall Street de una tecnológica, muy por encima de Google, que en 2004 recaudó 1.900 millones de dólares, y el tercero mayor de la historia de cualquier empresa de EEUU, solo por detrás de General Motors, que ingresó 18.140 millones, y Visa, que se metió en el bolsillo 19.650 millones.

“Ahora mismo todo esto parece muy importante. Salir a bolsa es un hito en nuestra historia, pero nuestra misión no es ser una empresa cotizada, nuestra misión es hacer el mundo más abierto y conectado”, dijo Zuckerberg poco antes de hacer sonar la campana en la ceremonia de apertura del Nasdaq, que hoy se trasladó desde la neoyorquina Times Square hasta la sede de Facebook en Manlo Park (California).

Vestido con su ya tradicional sudadera con capucha y subido en un escenario instalado para la ocasión frente a cientos de empleados de la firma, Zuckerberg dio el campanazo que convirtió su participación en la red social en un tesoro de 19.100 millones de dólares.

Así se da por culminado un proceso que empezó el pasado 1 de febrero, pero los analistas coinciden en que ahora la red social se enfrenta a nuevos y mayores desafíos, como el de rentabilizar esa página que conecta a 900 millones de personas en todo el mundo, una octava parte de la población mundial.

“La pregunta es a largo plazo cuál va a ser el valor de esta compañía, que ha cambiado las reglas en un mundo en el que el contenido solía ser el rey y ha hecho que ahora las conexiones lo sean todo”, afirma el analista de Gartner.

A su juicio, la empresa que ha introducido en la vida diaria el botón “Me gusta” y utilizada como herramienta para movimientos sociales como la “primavera árabe” tiene un potencial enorme de crecimiento en los dispositivos móviles, hasta tal punto que cree que si Facebook hubiera nacido hoy, “sería una aplicación móvil”.

Muy diferente es la visión del analista y consejero delegado de PrivCo, Sam Hamadeh, quien ve precisamente en los móviles el talón de aquiles de la red social, puesto que la posibilidad de desplegar anuncios es muy limitada, por lo que para él un precio “justo” de las acciones de Facebook sería de entre 24 y 25 dólares.

En cualquier caso y pese a las dudas que suscita la capacidad de Facebook de seguir creando valor, Hamadeh coincide en que lo que ha ocurrido hoy “sólo pasa una vez cada década”.

Claves para entender algo de lo que sucedió

– Facebook saco al mercado uno de los mayores paquetes de acciones visto hasta el momento: 421 millones, muy por encima del que en su momento saco Google en su salida a Bolsa

– Ese volumen de acciones procede tanto de la propia autocartera como también de los actuales accionistas que como vulgarmente se dice “hicieron caja”, recuperando con elevados beneficios su inversión en la red social sin perder sus posiciones y cuota de poder en la estructura corporativa.

– La salida a bolsa de Facebook supone un gran aliciente para el sector tecnológico que en los últimos años ha sido uno de los más castigados por la crisis a pesar de su peso cada vez más importante en la vida de las personas. No obstante, es un reto para Google quien ve amenazado su supremacía como líder del sector online y que a pesar de sus muchos intentos no ha conseguido desarrollar un servicio capaz de competir con Facebook.

– Distintos sectores han venido en los últimos meses librando una batalla mediática destacando lo que afirman una “sobrevaloración” de las acciones de Facebook. En esta campaña han confluido tanto los sectores más conservadores como aquellos muy vinculados con los fondos especulativos que hoy tienen a los países en jaque. Medios económicos de gran prestigio han vuelto de nuevo a confirmar su vinculación con los sectores especulativos al sumarse a esa campaña despiadadamente.

– Un relativo fracaso de la OPV de Facebook hubiera sido una importante victoria de los sectores especulativos y conservadores que vienen apostando por un mercado bursátil a la baja y un mayor endeudamiento de empresas y Estados a intereses elevados.

– Una bolsa fuerte es siempre el mayor enemigo de los sectores especulativos y de todos aquellos, a los que no hemos de olvidar los reputados diarios económicos, que se han convertido en sus mayores aliados.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados