La música es quizás el aspecto cultural más globalizado del mundo y es además, el primer objetivo de muchos empresarios en el mundo, por eso ha sido la industria que más cambios ha tenido en su concepto y en su comercialización. Su comercialización y difusión en diversos formatos es la pieza clave del rompecabezas. En los últimos años el streaming viene revolucionando la industria a pasos agigantados con propuestas novedosas y millones de millones de usuarios en todo el mundo ávidos por consumir toda clase de sonoridades.

¿Qué es y para qué sirve el streaming?

Los servicios de música en streaming permiten escuchar casi cualquier canción o álbum por una pequeña cuota mensual o algo a cambio como oir una cuña o ver un video. Que sepamos, hay por lo menos 11 servicios de música por suscripción disponibles en todo el mundo: Spotify, Rdio, Apple Music, Rhapsody, Google Play Música, Tidal, Xbox Music, Deezer, Napster, Mog y Rara. Pero a pesar de todas las opciones, son todos bastante similares – se suelen pagar alrededor de US$10 por mes para streaming ilimitado en la Web y móvil.

Según un estudio presentado por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés), durante el 2015 la industria generó por primera vez mayor cantidad de ventas por canales digitales y ‘streaming’, que en ventas por formatos físicos. Los ingresos provenientes de la música a través de ‘streaming’ crecieron más de un 200% por ciento durante en los últimos 3 años. El estudio detalla que el crecimiento del ‘streaming’ se debe a la expansión de los servicios en la región y un incremento acelerado de los usuarios con cuenta paga.

En la región, los tres países con mayor crecimiento de ingresos digitales son: Argentina (138 por ciento), Chile (25,5 por ciento) y Colombia (16, 4 por ciento).

El futuro está aqui

Youtube, el jugador más grande

El jugador más grande en el mundo del streaming no es uno de los nombres conocidos, mencionados anteriormente. Es YouTube, el sitio más conocido por los videos virales, que representa el 25% de toda la música transmitida en todo el mundo, mucho más que cualquier otro sitio.

El 80% del tráfico de Youtube corresponde a países fuera de Estados Unidos, siendo los principales mercados Asia y América Latina, donde México se corona como el país que más mira YouTube en el mundo. Le siguen Argentina y Brasil en el segundo y tercer puesto respectivamente.

Lo que si, YouTube está en medio de una batalla cada vez más amarga con discográficas sobre lo que paga a los artistas por transmitir sus canciones – y no está solo en juego las finanzas de la industria de la música, sino también la forma en que millones de personas alrededor del mundo se han acostumbrado a escuchar su música: gratis.

Actualidad del streaming

En 2016, Beyoncé hizo historia con su álbum Lemonade, que fué escuchado vía streaming un récord de 115 millones de veces en su primera semana. Sólo una semana después, Drake rompió ese récord cuando su álbum Views fue escuchado 245 millones de veces. La era de la música en streaming ha llegado con toda su fuerza, desplazando tanto las ventas físicas (por ejemplo, los CD) como las canciones descargadas (por ejemplo, iTunes).

Las ventas de álbumes en Estados Unidos, tanto físicas como digitales, se han desplomado desde un máximo de 785 millones en 2000 a sólo 241 millones en 2015. El cambio surge de que la gente pasó de comprar álbumes completos, ya sea online o físicos, a escuchar canciones individuales a través de una plataforma de streaming como Spotify, Tidal, o Apple Music.

El futuro definitivamente está en estos servicios, pero aún queda mucho por recorrer para estas empresas que apenas están teniendo ganancias a favor de inversión agresiva, tratos de exclusividad con artistas para seducir a los fanáticos hacia un servicio en particular y sobre todo diferenciarse de la competencia.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados