Ana Mabel Torres

Ana Mabel Torres llevaba cinco años de vivir en México, país al que viajó buscando perfeccionar sus técnicas de actuación y modelaje. Sin embargo, la tierra llama y a pesar de que desde hace un tiempo estaba pensando en regresar a Colombia, le parecía muy difícil entrar a un medio, para el cual era absolutamente desconocida, pues gran parte de su carrera la había desarrollado en México.

Fue en sus vacaciones, mientras realizaba una visita relámpago al país, cuando esta cucuteña de 30 años se encontró con las convocatorias de Protagonistas de Nuestra Tele. Sin pensarlo dos veces, decidió presentarse pues consideró que esta era una buena oportunidad para intentar entrar a la farándula nacional.

“Sentía que tenía las herramientas suficientes, porque llevaba varios años formándome como actriz. Quería dar a conocer mi trabajo en Colombia y por eso me vine para Bogotá a presentar la audición. Hice la fila y terminé ganándome ese cupo en la Casa Estudio”, cuenta Ana, quien desde los 21 años, cuando decidió tener una vida independiente, se dedica al modelaje y la actuación.

En la Casa Estudio, esta mujer creo una fuerte amistad con Iris y con Alejandro, con quien más adelante tuvo una relación sentimental. Estuvo amenazada por convivencia, después de un Cara a Cara en el que recibió seis votos en su contra, una situación que despertó en ella una mezcla de sentimientos que la llevaron a reaccionar de una manera inesperada con sus compañeros.

Con muchas ganas de volver a la Casa Estudio, convencida de que aún tiene mucho talento por demostrar, Ana Mabel habló de su participación en Protagonistas de Nuestra Tele.

ENTREVISTA:

“LA CASA ESTUDIO ME AYUDÓ A RECORDAR DE DÓNDE VENGO”

¿Qué fue lo más difícil de su paso por la Casa Estudio?
Lo más difícil es la convivencia. Hay que calcular, que si es difícil convivir con una sola persona con la que ya has compartido antes, llegar a vivir con 15 personas que nunca se han visto, que tienen diferentes clases sociales, culturas, actúan y piensan distinto, hace que el tema de la convivencia es complicado.

¿Qué fue determinante en la conformación de los grupos y la afinidad entre usted y otros participantes?
Los grupos se van creando por varias circunstancias, pero principalmente por la forma como nos acomodamos en los cuartos. Cuando ingresamos, yo me quedé sin cama y la primera que se ofreció para compartir fue Iris. Yo dudé un poco en aceptar porque me cuesta mucho trabajo compartir con otra persona, pero sentí una buena energía y así fuimos creando una amistad.

Además de actuar y modelar, usted también es psicóloga. ¿Para qué le sirvió esto al interior de la Casa Estudio?
El saber de psicología afecta, porque te metes en unos videos y empiezas a ver cosas de las personas que ellos no están interesados en mostrar, entonces eso empieza a ser difícil. Al segundo día, ya sabía más o menos quién era cada uno y se lo dije a Leandro y a Iris, que ya sabía quiénes se estaban mostrando de manera diferente a lo que eran.

¿Cómo fue su relación con Alejandro? ¿Cree que pueda tener algún futuro estando fuera del programa?
Con él desde el principio tuvimos una amistad muy bonita y yo sentía una energía muy especial, pero nunca dije nada. Me parece un niño luchador, tranquilo, enfocado, observador y la amistad se empezó a volver más íntima y así se fueron dando las cosas. Estar con él me ayudó mucho, me sentía protegida, y yo sé que fue mutuo. En ningún momento lo hicimos como estrategia, nunca pensé encontrar una persona en la que pudiera ver una pareja. Ahora espero que le vaya muy bien, lo voy a seguir apoyando y acá lo estaré esperando con los brazos abiertos.

¿Cuál fue su clase favorita?
La clase de Clown me encantaba porque es exagerar lo que tú eres. Yo soy muy ‘princesita’ y me encantaba hacer gestos diferentes, verme fea, hacer cosas al extremo. Es como sacar el niño que llevas adentro y volverlo a hacer, como moldeando una plastilina.

¿Para qué le sirvió su paso por la Casa Estudio?
Entrar a la Casa Estudio me ayudó a recordar de dónde vengo. Antes de esta experiencia, yo era una niña a la que todo le hacían. En México yo tengo mi nana a la que le pago, no sólo para que me atienda en la casa sino también para que me acompañe a hacer mis vueltas, porque allá vivía muy sola. En cinco años que estuve, nunca tuve una amistad tan sincera y cercana, como por ejemplo lo logré con Iris. Entonces estando adentro, tuve que volver a lavar platos, barrer, arreglar mi ropa, cocinar, y eso me parece bien, porque a veces la vida se te va elevando tanto que uno deja de tener los pies en la tierra.

¿Qué era lo que más extrañaba?
Yo tenía mi propio mundo dentro de la Casa Estudio y eso me ayudaba a no extrañar mi vida afuera. Para mí, el cuarto era mi apartamento y el resto de zonas, hacían parte del exterior. La piscina, el gimnasio, el comedor, el teatro, el sauna, para mí eran sitios lejanos. Realmente lo que me dio más duro fue no poder cambiarme los zapatos todos los días, no tener suficiente ropa, no poder tener a mi disposición las cremas, los maquillajes, todas esas cosas que parecen superficiales, pero que a las mujeres nos encantan.

¿Cree que su reacción al ser amenazada afectó las votaciones en su contra?
Realmente me sorprendió porque pensé que Whitney iba a tener más respaldo. Uno tiene que ponerse en posición de las personas, por eso no puedo juzgar a Whitney. Yo en ese momento estaba muy herida y exploté, venía de muchos días en los que me había sentido mal, porque habían cambiado conmigo, es una situación que a cualquier le puede pasar. Exploté más que de rabia, por dolor, porque me sentí traicionada.

¿Qué significó para usted la semana de ‘La Revolución’?
Aprendí a valorar mucho más mi paso por la Casa Estudio. Además me di cuenta que el tener que presentar monólogos todos los días, desarrolló la agilidad mental y la facilidad para memorizar las cosas. Eso fue algo muy positivo.

¿Qué prefiere entre la actuación y la presentación?
Siempre me he preparado para ser actriz, pero en la Casa Estudio tuve un primer acercamiento con la presentación y me sentí muy bien. Jessica De la Peña, también me hizo muy buenos comentarios, así que estoy abierta a todas las propuestas que lleguen.

¿A quién ve en la final?
Por supuesto a Iris y Alejandro, pero veo que Yina está muy fuerte y Juver es una persona con un muy buen corazón, con muchas ganas de aprender y por eso también merecería ganar.

Fuente: Canal RCN

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados