Fue una gala que incluyó llegada a los estudios de RTI, donde está la casa de Gran Hermano.

Diana Patricia Hernández, una bella paisa, modelo y fisioterapeuta, fue la primera en ingresar en la noche del lunes a la casa de Gran Hermano. A su lado iba otro concursante, Yílber Ladino, un taxista bogotano a quien le gusta que le digan Yilatos, y que es hablador y sonriente. Yílber fue caballeroso con la joven y cuando entraron al patio de lo que será su nueva vivienda por un tiempo aproximado de tres meses, empezó a contarle su vida.  ( (Vea quiénes son los 16 concursantes).

Poco a poco fueron ingresando los otros 14 concursantes, también en parejas y hasta completar los 16 que desde anoche empezaron a escribir la historia de esta versión de Gran Hermano, que hacen Citytv (canal de EL TIEMPO Casa Editorial), Endemol (empresa creadora del formato) y la productora colombiana RTI.

A las 7:30 p.m. empezó esta gala de ingreso del grupo, del que también hacen parte Eunice Paola Viera, técnica en criminalística, costeña, de 27 años, que fue criada por sus abuelos y llevó en sus maletas dos peluches, uno de ellos vestido con un uniforme de su equipo, el Júnior; Aura María Durán, comunicadora social, de 23 años, nacida en Ciénaga y quien ha trabajado como organizadora de eventos, pero con ganas de buscar otras opciones de trabajo; María Cristina Gutiérrez, de 23 años, latonera y quien ha tenido una vida muy difícil pues durante un tiempo la calle fue su casa; Nini Johana Asprilla, una linda negra que es modelo, y Dayana Vanessa Rivera, cantautora barranquillera que profesa la religión cristiana y a quien fueron a despedir integrantes de la iglesia a la que asiste en Bogotá.

También, Claudia Olaya, caleña, de 28 años, y madre de un adolescente de 14 años: Camila Baquero, bar tender y mamá de una niña de tres años cuyo papá también participó en un reality; Farid Valdez, estudiante de Derecho que renunció a su trabajo en un conocido restaurante de Bogotá para entrar a Gran Hermano, y el concejal de Anapoima Fabián Ocasiones, que pidió tres meses de licencia para participar en el concurso.

El grupo lo completaron Hélver López, de 33 años, un desempleado que estuvo en la cárcel y que quiere ganar el premio para comprarle una casa a su mamá, que ha sufrido mucho por sus errores; Alfonso Santamaría, modelo, de 28 años, también estudiante de derecho y al que le gusta la buena vida; Sebastián Corrales, que dejó muy enfermo a su padrastro en Medellín y entra a Gran Hermano a buscar la forma de no huir de sus problemas; Juan Sebastián Duque, estudiante de cine y televisión, que se presentó al reality porque una tía lo impulsó, y Ómar Camilo Meléndez, samario y estudiante de comunicación social.

Una cena oriental les dio la bienvenida y Farid Vélez hizo de anfitrión. Fue él quien abrió la botella de champaña y les sirvió a sus compañeros (trabajaba en el restaurante Andrés DC, puesto al que renunció para ir al reality).

Todos ellos esperan ganarse un premio de 106 millones de pesos y para lograrlo, deberán tener tolerancia, estrategia y que en caso de ser nominados, no sean elegidos por el público para abandonar la casa. Los televidentes darán la última palabra a través de mensajes de texto.

Fuente: Eltiempo.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados