‘Bajo Cero’, estrena nueva temporada en Investigation Discovery

665 0

Como la verdadera última frontera del continente americano, Alaska es un destino ideal para aquellos que desean experimentar la belleza de la naturaleza en su estado más puro y salvaje. Pero estos paisajes silvestres pueden también desencadenar los más sangrientos sucesos.

Bajo Cero

Investigation Discovery presenta, a partir del 25 de septiembre a las 11pm, la segunda temporada de Bajo Cero, una serie sobre víctimas de crímenes violentos que se esfuerzan por sobrevivir a la crudeza de la naturaleza… y del hombre.

En el primer episodio, dos tiroteos distintos ocurridos en una misma noche terminan con la vida de siete personas, entre ellas, cuatro adolescentes. Al observar que cada una de las víctimas recibió un disparo en la cabeza, las autoridades se apresuran para establecer una línea de tiempo que les permite confirmar que se enfrentan a más de un tirador. Gracias a los relatos de testigos y las habilidades de los investigadores a cargo, descubren que uno de los tiradores está muerto, pero el otro sigue suelto. Sin embargo, los policías quedan desconcertados cuando una serie de pistas indica que el principal sospechoso es un hombre internado en un hospital psiquiátrico.

David Lemaire considera que una pequeña aldea en Alaska es el lugar perfecto para formar una familia, aislados de la maldad que acecha en las grandes ciudades. Pero su mundo da un giro violento cuando su hija de 11 años, Mandy, es secuestrada a plena luz del día. David sospecha que el rapto fue efectuado por un desconocido, pero días después, cuando el cuerpo de la niña aparece, los lugareños comienzan a desconfiar unos de otros. La policía finalmente descubre que el mal ha llegado a su pueblo.

unnamed (3)

En un nuevo episodio de Bajo Cero,  las autoridades locales sospechan que un asesino serial es el responsable de los recientes homicidios, pero el instinto animal de este criminal le permite estar un paso adelante de la policía. Luego de una persecución de cinco años, y tras numerosas muertes, los investigadores logran dar con su guarida y lo que encuentran allí deja a todos boquiabiertos.

Una mujer que ha sido raptada y brutalmente golpeada, logra milagrosamente escapar de las garras de su captor al hacerle señas a un conductor que pasaba con su automóvil cerca de allí. Pero la pesadilla no ha terminado, ya que el asesino decide comenzar una persecución para recuperar su “trofeo”. Se oyen disparos que impactan en el cuerpo del conductor que pierde el control del vehículo y choca. La policía trabaja contra reloj para encontrar a la mujer antes de que sea demasiado tarde. Afortunadamente hallan en la nieve, cerca del auto abandonado, un pager, pero todos quedan horrorizados cuando el mensaje pregrabado revela que el secuestrador es un miembro de las autoridades.

Joe Vogler es un reconocido ciudadano y activista político que trabaja en las minas de oro. Un día desaparece sin dejar rastro de su casa en las montañas de Fairbanks, Alaska. Luego de la investigación preliminar, la policía encuentra que sus pertenencias están intactas y no hay rastros de violencia. Al pasar los meses sin tener señales de Vogler, sus familiares y amigos más cercanos se niegan a abandonar la búsqueda instando a las autoridades a que no descarten ninguna teoría por más descabellada que parezca ¿Fue acaso una abducción de alienígenas, una conspiración del gobierno o un asesinato a sangre fría?

Las autoridades de Colorado están desesperadas por arrestar a un sádico agresor que asesinó a una joven de una puñalada. Cuando encuentran una etiqueta con un nombre en una prenda cubierta de sangre cerca de la escena del crimen, rápidamente dan con un sospechoso llamado Gerald Simpson. Todo hace pensar que el caso está cerrado, pero los estudios de ADN revelan que tienen al hombre equivocado. Simpson insiste en que regaló el abrigo a otra persona. La policía rastrea entonces al destinatario, pero la frustración es aún mayor cuando este aduce que esa prenda le había sido robada tiempo atrás. Con rapidez, las autoridades agudizan el rastrillaje y en última instancia dan con un hombre cuya culpa queda evidenciada por los zapatos manchados de sangre que todavía lleva puestos.