unnamed (33)

Comedy Central arrasa durante las últimas dos semanas de julio con el regreso de más Bloopers y un nuevo talk show de humor

Comedy Central Latinoamérica estrena nuevos episodios de Bloopers donde fallos, tropezones y risas incontrolables son el corazón de este programa temático. El 25 de julio a las 10:30 de la noche estrena La Culpa es de Colón, donde cinco de los referentes del stand-up más destacados de Latinoamérica – no, ninguno es presidente de ningún país de la zona – se reúnen cada semana para compartir una mirada crítica, ácida y cómica sobre las costumbres, la política y las relaciones humanas de la región y el mundo (y para robarse chistes mutuamente también, todo hay que decirlo).

Los comediantes Ricardo Quevedo, Roberto Flores (de México), Fernando Sanjiao (de Argentina), Bobby Comedia (de Venezuela) y Fabricio Copano (de Chile) alternarán cada semana el rol de host del show, realizando un breve monólogo de apertura, cada uno con su particular estilo. Luego se encontrarán con el resto del elenco para comenzar a sucederse diversas secciones en las que, con disparadores que pueden ser temas cotidianos, celebridades o situaciones insólitas, se pondrán en marcha rondas de comentarios y debates (que esperamos sean) desopilantes. El show contará con ocho segmentos (que esperamos sean) chistosos incluyendo Notición, Roast Country, Picture & Picture e Impro Colon, entre otros.

A partir del 20 de julio a las 5:30pm, todos los lunes y miércoles se estrenarán nuevos episodios de Comedy Central Bloopers Presenta: Fail Army donde el conductor ofrecerá comentarios humorísticos sobre los videos virales que más ruido hacen online y en las redes sociales.

Y si esto les parece poco, Comedy Central también lanzará episodios de Deal With it todos los lunes y miércoles a las 5:00pm a partir del 20 de julio – un programa de juegos que combina cámaras ocultas y bromas donde los concursantes tienen la oportunidad de ganarse distintos premios incluyendo dinero en efectivo. En el programa, los concursantes son reclutados al azar para hacerle una broma a su compañero/a – quien no tiene absolutamente ninguna idea de lo que está pasando – sin nada de tiempo para prepararse. Lo único que tienen que hacer es seguir las instrucciones que una celebridad invitada le va a dar desde una sala de control secreta. El problema es que las instrucciones y los retos son cada vez más indignantes y para ganarse los premios, el/la concursante debe realizar las tareas no importa cuán extrañas o locas sean, sin ser descubiertos por su compañero/a.

Otros links relacionados