El primer papel de Gill González Hoyos en una telenovela fue una mezcla de sentimientos: alegría y tristeza. Alegría porque su sueño de ser actriz se estaba materializando y tristeza porque en los capítulos en los que actuó nunca se le vio la cara.

gill-gonzalez2_0

Solo se le escuchó su voz y si mucho se le vieron sus manos, sus pies, su espalda. Fue en ‘La playita’ de RCN, novela en la cual Gill hizo de María Lú, la novia intensa del ‘Cachaco’, interpretado por el actor Carlos ‘Piti’ Camacho.

“El papel, el primero para mí en  una telenovela, pues ya había estado en series como ‘Tu voz estéreo’ y ‘Mujeres al límite’,   me generó un poco  de tristeza porque era un personaje misterioso, al que nunca le  pasaron el rostro. Fui al casting y me dijeron que eso era lo que había  y sin embargo yo les dije ‘hágale’”, dice Gill, quien tiene   27 años, nació en Buga y se crió  en Palmira, Valle.

“Pero también  fue una alegría  muy grande porque fue hacer nueve capítulos. Me grabaron de espalda, el movimiento de las manos, cuando caminaba. Me empezaban a grabar de abajo hacia arriba y antes de llegar a la cara frenaban”, recuerda Gill entre risas mientras se toma un granizado en un centro comercial del norte de Cali.

Pero aunque ningún televidente en el país supo que detrás de ese personaje misterioso estuvo Gill, esto de alguna manera le generó otras oportunidades en el mundo de la actuación a esta comunicadora social y periodista de la Universidad Autónoma de Occidente.

Y así fue,  las puertas se le abrieron, pues  luego de un tiempo en el cual se siguió formando  en Bogotá en la Fundación Creativa de Actores, Fundactores, que dirige el actor argentino Mauro Mauad, se convirtió en Lucía ‘Flor del Valle’ en la telenovela Esmeraldas de Caracol, donde actuó y además hizo algo que le gusta desde niña: cantar. En la novela fue  la cantante del pueblo.

“En Esmeraldas necesitaban una mujer que actuara y que además cantara. Entonces mi mánager Alejandro Jaimes me presentó a los directores de la novela. El canto, que es un  valor agregado bendito que tengo,  me ayudó a pasar los tres casting que se requerían”, dice Gill, quien  vuelve a reír al contar que leyó   bien que en el contrato dijera  que sí se le iba a ver la cara.

“Fue mi segunda novela, era mi sueño hecho realidad, fue matar dos pájaros de un solo tiro: actuar y cantar. Trabajé muy juiciosa en el papel”, afirma la joven, que también tiene una especialización en televisión de  la Universidad Javeriana de Bogotá.

Ese papel también fue la oportunidad para Gill de trabajar con  actores  que ella antes veía en la sala de su casa, profesionales con un amplio recorrido en televisión. “Aprendí de todos, Diego Vásquez, Nelson Camayo, Stefanía Gómez, Luis Velasco, entre otros.  Trabajé por tres intensos meses en las grabaciones en Tenza, Boyacá. Salí en once capítulos”, cuenta  Gill y agrega que el día que apareció en el  primer capítulo hizo una reunión en su casa con su mánager, gente  de Fundactores,  familiares y demás allegados en Bogotá para celebrar, de alguna manera, “ese otro logro del que Dios, mis padres, mi  hermano y mi  novio eran testigos”.

Pero la celebración se extendió. Gill ahora hace parte del elenco de la próxima producción de Caracol, ‘Las hermanitas Calle’ (a estrenarse en septiembre), donde hará de Auxilio Calle Araque, hermana de las dos protagonistas de la novela, que contará la historia del dueto musical que tuvo auge en los años 70, sobre todo  en Antioquia.

Están grabando en Bogotá, Chinchiná y Marsella. Las jornadas son duras, pero se ha acoplado muy bien con el grupo de actores, tanto, que en sus ratos libres hacen cortos videos en Instagram que, antes de que empiece la telenovela, se han vuelto tendencia en la red.

Fuente: El País

Otros links relacionados