Federico Martínez habla sobre su experiencia en ‘MasterChef Colombia’

459 0

Un día después de la gran final de ‘MasterChef Colombia’, el barranquillero Federico Martínez, aún no puede creer que hubiera logrado llegar a la final y convertirse en el ganador del reality, pues él tenía claro que Paulo era un contendor muy fuerte, sin embargo, aunque confiesa que estaba muy nervioso, dice que se esforzó al máximo en cada una de sus preparaciones, lo que dio como resultado que los jurados lo eligieran como el ganador.

Captura

Antes de participar en el reality, este barranquillero de 26 años cursaba sexto semestre de Economía, sin embargo, su gusto por la gastronomía siempre ha estado presente en su vida, por eso cuando se enteró de las convocatorias, no dudó en inscribirse y hoy es el feliz ganador de esta primera temporada. “Encontré la convocatoria en twitter 5 días antes de que se cerraran las inscripciones y me pareció una buena oportunidad para demostrar mis habilidades culinarias. Yo cocino desde los 19 años y esa pasión viene de mis papás, porque los dos cocinan y cuando viajamos, procuramos ir a buenos restaurantes. Siempre me ha gustado mucho investigar sobre las tendencias en gastronomía y replicar los platos”, cuenta Federico quien inicialmente quiso participar en el reality para demostrarse a sí mismo hasta dónde podía llegar. “Desde que inició todo este proceso hasta la final, empecé a ponerme metas muy cortas, estar entre los 18, los 15, los 10 y cuando estaba entre los 5 mejores sí quería ganarme el primer lugar y gracias a Dios lo logré”.

“ESTO ES UN SUEÑO PARA MÍ, TODAVÍA NO ME LO CREO, NO HE ASIMILADO EL HECHO DE HABER GANADO MASTERCHEF”

¿Cómo se siente de ser el primer MasterChef Colombia?
Esto es un sueño para mí, todavía no me lo creo, no he asimilado el hecho de haber ganado MasterChef. La final anoche fue muy dura y muy exigente, estaba enfrentado a un competidor muy fuerte como Paulo y era un momento en el que tocaba dar lo mejor de cada uno. Creo que ambos hicimos eso y fue un bonito duelo con el chino. Pienso que el punto diferenciador pudo haber sido el postre y traté de esforzarse más en ese último plato para tener esa ventaja.

¿Cuáles cree que fueron sus debilidades y sus fortalezas durante la final?
Mi fortaleza creo que fue haber planeado un menú, de pronto un poco sencillo a la hora de prepararlo, pero con el que me sentía tranquilo, porque era un plato que sabía preparar muy bien. Y dentro de mis debilidades, me desesperé un poco cuando tuve un inconveniente con el horno que en un momento se me apagó. También era muy débil en la preparación de postres y por eso desde el primer reto, empecé a preparar el bizcochuelo del postre para que en el momento en el que tuviera que preparar el último plato, todo saliera bien.

Cuándo presentó su plato fuerte ante los jurados, Paco Roncero le dijo que usted estaba en su zona de confort y le preguntó por qué no se había arriesgado haciendo otra preparación. ¿Sintió que ese comentario podía ser un punto de desventaja?
De cierta forma sí pensé qué podría ser un punto en mi contra, pero en una final no podía arriesgarme a hacer algo que nunca había preparado, por eso hice algo con lo que me sentía cómodo y creo que me fue bien.

Sin embargo, en el postre sí se arriesgó preparando una torta de tres pisos, un reto que ustedes ya habían presentado ante el pastelero Mark Rausch y con el que a todos les fue mal. ¿Por qué lo hizo?
CapturaConsideraba que tenía que desquitarme de alguna forma con los postres, porque en los retos de repostería no me había ido bien, las tortas de 4 pisos fueron mi martirio. Mark Rausch fue de cierta forma mi némesis, es una excelente persona, pero cada vez que iba como invitado sentía que me iba a ir mal en los retos. Por eso al preparar esta torta, lo hice porque sentía que me lo debía a mí mismo, quería demostrarme que podía preparar buenos postres y creo que la mejor forma era haciendo una torta de niveles.

¿Cree que ese fue el punto diferenciador para que le ganara a Paulo?
Sí, creo que esa fue mi ventaja, porque ninguno de los dos era fuerte en repostería. Sé que Paulo es muy buen cocinero y creo que él me pudo haber ganado en la entrada y yo en el plato fuerte, pero el postre sí hizo la diferencia.

Hablemos de los premios, que obtuvo por ser el ganador. ¿Qué opina de todo lo que se ganó?

Aparte de los $200 millones de pesos, la publicación de mi libro de recetas y el trofeo, lo que más me tiene feliz es que me gané una beca para estudiar 3 meses en el Basque Culinary Center en San Sebastián, España, voy a hacer una pasantía por 6 meses en tres restaurantes con estrella Michelín, y además voy a viajar a Toronto Canadá a participar en el Panamerican Food Festival entre el 30 de julio y el 4 de agosto. Estos premios son invaluables para mí y me van a dar las herramientas necesarias para perfeccionar mi proceso de formación culinaria.

¿Qué va a hacer con los $200 millones de pesos?
No lo he pensado mucho, pero creo que parte de ese dinero lo voy a usar para hacer una empresa de alimentos congelados que sean poco procesados y en los que se usen ingredientes que aparte de ser nutritivos, tengan un valor agregado en el buen funcionamiento del cuerpo, como semillas de chía, linaza, spirulina, que son ingredientes con bajo contenido calórico y alto contenido proteico y de fibra y ayudan a tener una buena digestión.

¿Ha pensado en montar su restaurante?
Sí quiero hacerlo, pero creo que necesito más preparación. MasterChef solamente es el primer escalón de ojalá una carrera exitosa y fructífera. Tengo que prepararme y adquirir mucha experiencia porque sería muy irresponsable montarlo ahora sin tener los suficientes conocimientos en cocina, quiero convertirme en un referente de la gastronomía.

Usted fue capitán de equipo 4 veces, pero también se puso el delantal negro en muchas ocasiones, ¿el hecho de estar en riesgo de salir lo motivaba más a esforzarse en la preparación de sus platos?
Las veces que tuve el delantal negro fueron tantas que perdí la cuenta, creo que fueron como 9, pero todas esas veces que estuve en riesgo de salir, me motivaba para hacer las cosas mejor y el ejemplo más claro de eso, fue cuando cociné con Juan David, él era uno de los participantes más fuertes del programa y si no me hubiera esforzado mucho en esa prueba, yo habría sido el eliminado.

¿Cuáles fueron los retos más difíciles dentro de la competencia?
Para mí el más exigente, el croquembouche, una torta en forma de pirámide que nunca en mi vida había preparado, me quemé con el caramelo y fueron 3 horas cocinando, un reto muy largo y ese fue el día que eliminé a Juan David lastimosamente y me dio durísimo, porque con él siempre tuve mucha empatía.

¿Qué aprendizajes le dejó haber participado en MasterChef?
Aparte de haber crecido como cocinero, creo que el mayor crecimiento fue el personal, compartir con 17 personas, vivir en una casa con ellos lejos de mi familia, conocer historias de vida diferente y aprender a conocerse uno más, lo hace mejor persona.

Además de Juan David, vimos que llevaba una muy buena relación con María Luisa. ¿Hubo alguna atracción entre ustedes?
Con María Luisa siempre nos la llevamos muy bien, de cierta forma fuimos un apoyo el uno para el otro, al igual que con Juan David, con Esteban y con Evelyn. Entre los dos quedó una bonita amistad.

Si usted no hubiera ganado el reality, ¿quién le hubiera gustado que fuera el ganador?
María Luisa o Juan David, son dos muy buenos cocineros e increíbles seres humanos.

Fuente: Canalrcn

 

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados