Los materiales de construcción antiguos datan de la época romana, lo que sugiere que el legado del sitio sagrado original ha sobrevivido a pesar de su destrucción hace 1.000 años.

Pruebas científicas proporcionadas exclusivamente a National Geographic han confirmado que los restos de una cueva de piedra caliza consagrada en la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén son restos de una tumba, que se cree que es la de Jesucristo, primero ubicada por los antiguos romanos hace 1.700 años. Los nuevos resultados de datación ponen la construcción original del complejo de la tumba de hoy en día de forma segura en tiempos de Constantino: 345 DC

 La tumba fue abierta por primera vez en siglos en octubre de 2016, cuando el santuario que rodea la tumba, conocido como el Edículo, fue sometido a una importante restauración por parte de un equipo interdisciplinario de la Universidad Técnica Nacional de Atenas. Varias muestras de mortero de diferentes lugares dentro del Edículo se tomaron en ese momento para las datación y los resultados se han proporcionado exclusivamente a National Geographic.

National Geographic – Tomb of Christ

Hasta ahora, la evidencia arquitectónica más temprana encontrada en y alrededor del complejo de la tumba data del período de la Cruzada, lo que hace que no tenga más de 1,000 años. Pero ahora, los científicos pueden confirmar que, de hecho, es el sitio identificado como el lugar de sepultura de Cristo hace 17 siglos. 

Kristin Romey, experta en arqueología de National Geographic, ha estado informando exclusivamente sobre los hallazgos de National Geographic.

Fredrik Hiebert, arqueólogo residente de National Geographic, también participa.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados