José Fernando Montoya abandonó la competencia de MasterChef Colombia

700 0

Un ‘duelo de titanes’, fue lo que se vivió en la noche de eliminación, donde tres de los mejores cocineros de MasterChef Colombia: Paulo, Federico y José, quienes portaban el delantal negro, debían sacar sus ases bajo la manga y preparar sus mejores recetas para demostrar por qué merecían continuar en la competencia.

José Fernando Montoya abandonó la competencia de MasterChef Colombia

Los ingredientes con los que debían cocinar estos jóvenes talentos en la primera etapa, eran desperdicios como cáscaras y huesos entre otras cosas y presentar un plato digno de MasterChef. No obstante, José se negó a cocinar en el primer reto como muestra de su inconformismo por tener el delantal negro puesto cuando en la prueba de la noche anterior, los jurados habían elogiado su plato.

Paulo fue el ganador de la primera prueba y quedaron Federico y José enfrentados en el duelo de eliminación, que presentaron junto al chef Harry Sasson. Sin embargo, por haberse negado a cocinar en la etapa inicial, los jurados lo penalizaron quitándole 10 minutos para la cocción del filete de tilapia que presentó. La decisión de Jorge Rausch, Paco Roncero y Nicolás de Zubiría de eliminarlo, fue porque según ellos, no les gustó su emplatado.

Desde su llegada al reality, José Fernando quien antes de ingresar a MasterChef se dedicaba a pintar casas y en alguna oportunidad se ganó la vida vendiendo empanadas, mostró una gran evolución en sus preparaciones y los jueces lo catalogaron como uno de los participantes más recursivos a la hora de cocinar. Y aunque su sueño de ser el primer cocinero profesional del país terminó aquí, seguramente el bogotano seguirá luchando por seguir haciendo lo que más le apasiona: la gastronomía.

José Fernando Montoya abandonó la competencia de MasterChef Colombia. Con una manera de ser muy auténtica, durante su participación en el programa de cocina, se caracterizó por su sinceridad y frescura en el momento de decir lo que pensaba. “No me gusta aparentar lo que no soy. Lo que me gusta, me gusta y lo que no, pues no, y lo voy diciendo. Hay muchas personas que no están acostumbradas a eso, pero a mí, la vida me ha enseñado que uno no debe disfrazar las cosas”, asegura José.

Este bogotano de 30 años, decidió hace 15, irse de su casa familiar, para empezar una nueva vida y ‘guerreársela’ para salir adelante. Desde muy pequeño, por ser uno de los mayores de su casa, tuvo que preparar la comida para sus hermanos menores, y poco a poco el amor por la cocina fue creciendo, y aunque nunca había preparado platos muy internacionales ni ‘sofisticados’ como él los llama, siente que su talento culinario y facilidad para aprender, fueron fundamentales para estar en el grupo de los seis mejores cocineros de Colombia.

“Para mis hermanos, siempre era sopa, arroz, o cosas muy sencillas y me tocaba cocinar con leña, eso era muy exigente, pero siempre me acuerdo de mi abuelita, que me decía que tenía que aprender a cocinar, porque eso algún día me iba a servir para algo, y mire a la hora que me vino a servir”, señala.

Sus motores de vida son sus dos hijos, Samuel de 8 años y Miguel Ángel de 2, cada cosa que hace, es pensando en poder ofrecerles un futuro a ellos en donde puedan tener una carrera profesional y hacer todos sus sueños realidad.

En las últimas pruebas en las que participó, José decidió preparar una chocozuela, que aunque recibió muy buenos comentarios por parte de los Chefs, no fue suficiente para lograr la salvación, situación que logró desequilibrarlo al punto que decidió no cocinar en la siguiente prueba, lo que le costó una amonestación de 10 minutos menos en el tiempo de preparación de la última prueba en la que salió definitivamente de la competencia.

ENTREVISTA: “ESTAR EN MASTERCHEF COLOMBIA HA SIDO UN ‘SHAMPOO’ MUY BUENO”, JOSÉ MONTOYA

Si pudiera devolver el tiempo, ¿aprovecharía la oportunidad de participar en la prueba y cocinaría?

No. Yo no soy una persona que se arrepienta de las cosas que hace. Me arrepiento de las que no hice cuando tuve la oportunidad, pero lo hecho, hecho está y tiene una razón. Yo no estuve de acuerdo con que los Chefs me pusieran el delantal negro y eso me bloqueó, uno con mal genio no puede cocinar bien y sentí que ya era mi momento.

Sin embargo, usted fue uno de los participantes que mayor evolución demostró y era uno de los favoritos para llegar a la final. ¿No siente que se rindió ante una gran oportunidad?

Yo soy consciente de mi evolución y aprendizaje y eso es algo de lo que me siento muy orgulloso, porque antes solo sabía servir ‘camionados’ de arroz y papa y me parecía que entre más grande la porción, mejor cocinaba. Si tengo que calificar mi crecimiento, sé que fue muy bueno y eso ya es ganancia. Ya en esta etapa, en la cocina hay más de uno que merece ganar y ese es el juego.

¿Cuál fue el principal aprendizaje?

¡Muchos! Yo por ejemplo sólo conocía un tipo de aceite de oliva. Ahora sé que existe un grupo muy grande y que cada uno tiene un uso especial para cada plato. Además, en la cocina de MasterChef Colombia tuve la oportunidad de tener clase con los mejores Chefs del país y también internacionales, y cociné platos que antes no era capaz ni de pronunciar.

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados