Con apenas 19 años, Juan David Guevara el séptimo eliminado de ‘MasterChef Colombia’, ya tiene un futuro casi garantizado en la gastronomía. Gracias a su buen desempeño en el reality, Paco Roncero, Jorge Rausch y Nicolás de Zubiría, lo quieren tener como integrante de sus cocinas, un lujo que no cualquiera puede darse. Esta oportunidad de trabajar al lado de estos 3 grandes chefs, tienen muy feliz al exparticipante, quien tiene claro con cuál de los tres le gustaría trabajar.

JUAN-DAVIDSin mayores pretensiones, el bogotano se inscribió para participar en el programa y poco a poco fue demostrando sus habilidades culinarias, hasta llegar al privilegiado grupo de los 7 mejores cocineros. Con la convicción de que quiere dedicarse a esta carrera por el resto de su vida, el joven cuenta cómo fue su transformación en las artes culinarias desde su ingreso a la competencia hasta el momento de su eliminación, asegurando que fueron más las satisfacciones que las derrotas. Dentro de los planes de Juan David están retomar su carrera de gastronomía en el segundo semestre de este año y a futuro montar su propio restaurante.

“EN MASTERCHEF HAY QUE APRENDER A NO SUBESTIMAR A NINGÚN RIVAL”.

Su salida fue muy emotiva y triste porque usted era uno de los fuertes competidores de la competencia. ¿Por qué cree que salió?
Estoy afuera porque un error en MasterChef y un mal día te pueden eliminar, esta es una competencia donde no se puede bajar la guardia ni un solo día y tuvimos la mala suerte Federico y yo de que nos tocó un reto de pastelería súper complicado. Teníamos que preparar un croquembouche (una tarta de gran tamaño y de estructura piramidal con rellenos de crema pastelera y azúcar caramelizado), fue muy difícil. Para empeorar las cosas, el ‘reto de eliminación’ lo tuve que enfrentar con uno de los titanes de MasterChef que es Federico. El reto fue muy bueno, porque nos dieron carta blanca para preparar el plato que quisiéramos. Los dos fueron muy buenos y los jurados dijeron que era muy difícil elegir entre los dos platos, porque ambos habíamos tenido un muy buen desempeño, pero quizás pequeños errores definieron todo y esta vez me tocó el turno a mí.

¿Cómo se siente fuera del reality?
Tengo sentimientos encontrados, porque llevábamos tres meses en la competencia y llega el punto donde uno extraña su vida normal, a su familia y a toda la gente con la que estás acostumbrado a vivir. Esa es la parte rescatable, poder volver a la vida normal, pero le queda a uno cierto sinsabor de no haber podido llegar un poco más lejos, de todos modos estoy muy contento porque a mis 19 años tener esta oportunidad, me parece increíble. Estoy muy satisfecho con lo que hice.

En el capítulo de eliminación vimos que los jurados se pelearon por usted y los tres le ofrecieron trabajar en sus restaurantes. ¿Qué opina de esto y a cuál de ellos escogería?
Siento mucho orgullo de darme cuenta de que estos tres monstruos de la gastronomía me quieran tener en sus cocinas, nunca imaginé que algo así podría pasarme, espero poder llegar a hacerlo dentro de muy poco tiempo. Y me gustaría trabajar mucho con Paco Roncero, porque su cocina evolutiva es muy interesante y algo que lo caracteriza es que le gusta usar técnicas de vanguardia en sus preparaciones, algo que no es usual en todas las cocinas.

Usted estudiaba gastronomía antes de participar en el reality. ¿De dónde surgió su gusto por la cocina?
Desde muy pequeño me ha gustado, más o menos desde los 8 años empecé a cocinar. No es un gusto adquirido, fue algo que fui descubriendo a medida que fui creciendo. Cuando me iba a graduar del colegio, les dije a mis papás que quería estudiar gastronomía y me apoyaron, me dijeron que estudiara lo que quisiera. Estoy en 4 semestre de gastronomía y lo que sigue es reiniciar mis estudios, todavía hay mucho por aprender como cocinero.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados