Juanita-Arias-Andrea-Mama-tambien

Juanita es una de las protagonistas de ‘Mamá también’, se perfila como una de las grandes actrices de Colombia. Su sueño: llegar a Hollywood.

Talento, belleza, juventud, apoyo de su familia, preparación, estrella… Juanita Arias Pérez lo tiene todo para ser una de las mejores actrices de Colombia. Con tan sólo 25 años y poco menos de dos en las pantallas, esta bogotana puede decir que ya protagonizó su primera película y que actualmente estelariza ‘Mamá También, serie de televisión del Canal RCN en la que encarna a Andrea Turbay, un personaje con el que poco y nada se parecen.

“Andrea es una joven consentida, caprichosa, que lo tuvo todo, pero una educación equivocada por parte de sus papás, al punto que se le ocurrió quedar embarazada con la idea de que su mamá no se casara nuevamente. A las malas madurará y aprenderá muchas cosas”, afirma Juanita, pausada, pensando muy bien sus palabras, tal como se lo enseñó su mamá, la reconocida periodista Amparo Pérez.

De su madre, la joven dice que aprendió a expresarse y muchas cosas más, cosas que también le ha enseñado su papá, Luis Alberto Arias, a quien siempre nombra en las entrevistas, pero que casi nunca sale en los reportajes o artículos, tal vez porque nada tiene que ver con el medio a diferencia de su esposa.

Ese apoyo por parte de su familia ha sido fundamental para que Juanita siga adelante con su sueño de ser una gran actriz, anhelo que recuerda decir desde los siete años pero que hasta los diecisiete empezó a forjar enserio. “A los diez presenté una notas en un programa para niños, estuve en un serie y participé en varios comerciales, pero hasta que terminé el colegio fue que comencé en realidad en esta carrera”.

Luego de graduarse del Colegio Andino en Bogotá, se fue a Nueva York a estudiar actuación en el famoso instituto de teatro y cine de Lee Strasberg, en el que se han preparado celebridades de la talla de Robert De Niro, Angelina Jolie, Alec Baldwin, Steve Buscemi, Matt Dillon, Bridget Fonda, Scarlett Johansson, entre otros. Pero además, dentro de su proceso de formación, con el fin de ampliar su panorama y no sólo conocer un método para abordar la actuación, estuvo en Londres estudiando cine.

En Estados Unidos estuvo durante cerca de cinco años, 1 y medio que se dedicó a probar suerte en las megaproducciones de este país. Así fue como participó como extra en series como 30Rock y Panam y en películas como ‘Hombres de negro 3’. “La pasé muy bien. Ser extra no se valora mucho, pero para mí fue algo gigante. En ‘Hombres de negro’ hice casting con tres mil personas y quedamos trescientas. Fue algo inolvidable, porque incluso en una de las escenas pude compartir con Will Smith”, afirma la bogotana, quien no teme asegurar que su meta es llegar a Hollywood, Meryl Streep su actriz favorita, y que algún día quisiera ser dirigida por Woody Allen.

Pero la actriz se lo toma con calma. Acaba de radicarse nuevamente en Estados Unidos y aunque tenga su meta clara, no se cierra las puertas a nada, sea en cine o en televisión, aquí, allá o en otro país, porque al fin y al cabo, lo que más le gusta es actuar.

Por el momento, Juanita disfruta con los buenos comentarios que ha obtenido por su personaje en ‘Mamá También’ y por la reflexión que ha producido la serie en jóvenes y padres de familia acerca de temas como la sexualidad, las drogas, el alcohol y otras problemáticas.

ENTREVISTA: “EN ‘MAMÁ TAMBIÉN’ NO SÓLO ESTOY ACTUANDO, SINO TAMBIÉN DEJANDO UN MENSAJE QUE PUEDE AYUDAR A MUCHAS PERSONAS QUE VIVEN SITUACIONES SIMILARES”

¿Qué tal fue la experiencia de su primer protagónico con el personaje de Andrea en ‘Mamá También’?
Quedé muy contenta porque aprendí y conocí gente maravillosa. Cuando regresé a Colombia tenía otro proyecto al que le había dicho que sí, pero el que más me gustó fue ‘Mamá También’, por el personaje y por el tema, así que mi decisión fue estar quedarme con esta producción, en donde no sólo estoy actuando, sino también dejando un mensaje que puede ayudar a muchas personas que viven situaciones similares o para que las familias se prevengan y tengan una mejor comunicación.

¿Su visión sobre los temas que toca la serie cambió luego de estar en ‘Mamá también’?
Aprendí que uno a veces juzga sin saber realmente qué está pasando detrás. Uno ve a veces niñas embarazadas y llega a decir ‘mucha bruta, a esa edad esperar un bebé, se tiró la vida’, y no es así. Se esconden muchas razones que no están a luz y que antes de grabar la serie no me había detenido a pensar. Un embarazo y otros problemas como la falta de comunicación con los padres le puede pasar ser una familia funcional, disfuncional, de estrato alto, bajo, a todo el mundo le puede suceder. Por lo comentarios que me dejan en redes he visto que la reflexión también la han tenido varios televidentes, y creo que eso quiere decir que estamos cumpliendo parte de nuestro objetivo con la serie.

¿Ha visto muchas Andreas a lo largo de su vida?
Conozco muchas Andreas. Cuando era niña tenía una amiga que le respondía muy mal a la mamá y cuando yo la veía hacerlo, pensaba que si yo era igual con la mía, ella ya me hubiera, en sus palabras, ‘volteado el mascadero’. Creo que una actitud como la de Andrea es consecuencia de cuando los papás no le ponen límites a uno. Estoy segura que a la primera contestada mal, sirve mucho imponer un tatequieto, sin violencia, claro está. Esa psicología de saber manejar bien las cosas, no ser agresivo desde el principio pero ir de a poco, es parte de una buena educación para los hijos.

¿Qué tanto le costó apropiarse del personaje?
Al principio bastante, pero le metí mucho la ficha. De la mano de Alberto Rodríguez de Teleset trabajé bastante para llenarme de esa energía del personaje. Hice énfasis sobre todo en el lenguaje de Andrea, porque es cierto que yo me veo como chiquita, pero otra cosa es que actúes como chiquita y pienses como chiquita. Fue devolverme a los 17 años, pensar cómo sería estar embarazada y la forma en que reaccionaría el personaje. Algo que me ayudó fue que tuve muchas conversaciones con madres de esa edad o menores.

Su aparición en ‘Alias el mexicano’, en donde interpretó al primer amor de Rodríguez Gacha fue corta pero también tuvo buenos comentarios por esa actuación.
Sí, fue algo distinto a lo que estaba acostumbrada a hacer y creo que las escenas que tuve marcaron mucho, sobre todo en la que por orden de Rodríguez Gacha, al personaje le cortaban el pelo. Para sólo ese personaje me pintaron el pelo y la producción fue grandísima. Aunque fue corto, me gustó mucho participar en esa serie.

¿Es muy diferente estar en una producción de Estados Unidos que en una de Colombia?
Los tiempos y los presupuestos son muy distintos. Hasta en producciones independientes de allá se manejan presupuestos muy altos. Pero acá en Colombia hay gente con mucho talento a nivel de actuación, dirección y producción, y también se están haciendo cosas muy buenas. Creo que nos falta apostarle más al cine, porque en televisión el país está muy fortalecido.

Luego de estudiar varios métodos de actuación, finalmente ¿cuál utiliza?
Todo personaje tiene su ciencia y su forma de abordar. Y también cada actor utiliza en el que más le sirva. Por eso es tan importante estudiar, para tener las herramientas. A mí me sirve mucho antes de un casting hacer una relajación activa. Conectar tu mente con cada músculo, con cada parte y relajarte porque eso sirve para poder controlar tus emociones. Eso es parte del método de Lee Strasberg.

¿Cómo no dejarse llevar por el éxito repentino y fama que está teniendo?
La fama es algo efímero y no es que te dejé muchas cosas. Si uno la tiene y lo sigue mucha gente, se debe aprovechar para acciones buenas como dejar un mensaje o ayudar a fundaciones. Mis papás fueron muy enfáticos en que todos somos iguales y que no se debe perder la sencillez. Eso es lo que intento ser, ante todo, una buena persona. En cuanto al éxito, en la actuación es variable y depende mucho del público. Así que lo debo hacer para estar tranquila es siempre dar todo de mí en escena.

Fuente: Canal RCN

 

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados