Los verdaderos alquimistas del siglo XX viven en Belgrado: Linda Dyana, por Eurochannel

Belgrado, al igual que muchas otras capitales europeas, es rica en diversidad étnica. Esta diversidad se puede encontrar en casi todos los barrios, y es lo que Eurochannel les invita a ver. Eurochannel le da la bienvenida a los televidentes a un gueto gitano en Serbia para descubrir a qué está dispuesta una comunidad de expatriados y cómo juegan el papel del alquimista al convertir la basura en dinero en Linda Dyana. Estreno el viernes 23 de agosto a las 18:00 hrs Argentina / 16:00 hrs México / Colombia .

Dirigida por Boris Mitic, una de las nuevas figuras de la escena de los documentales europeos, Linda Dyana es una película innovadora tanto en su argumento como en su concepción. Esta es la primera vez que Mitic está detrás de una cámara, y en su aventura se interesa por retratar a una comunidad de gitanos expulsados ​​de Kosovo que se han asentado en Belgrado, y en mostrar como reciclan clásicos 2CV y Dyana de Citroën en vehículos nuevos y extraños.

Fabricado con un presupuesto casi nulo y con muy pocas expectativas de éxito, Linda Dyana ha demostrado su eficacia. Después de un estreno amateur en la casa del director, pasó a convertirse en la película más pirateada en los Balcanes y a proyectarse en más de 40 festivales de cine, ganando premios como el Premio de Derechos Humanos en el Festival de Cine de Sarajevo y Mejor Documental en el Wiesbaden Go East Film Festival y el Mediawave Gyor Hungría, entre otros.

Este primer intento de Mitic detrás de la cámara demuestra que la historia correcta, personajes fascinantes, y un poco de suerte puede convertir a cualquier amante del cine en un exitoso cineasta.

Entrevista con Boris Mitic (Director)

¿Cómo nació la idea de esta película?

Esta fue la primera vez que tenía una cámara en mis manos. Antes era un periodista que trabajaba para agencias internacionales de noticias. Tras vivir por mucho tiempo en este barrio vi algunos vehículos extraños alrededor así que los seguí en mi bicicleta. Entonces nos convertimos en amigos y llegué a conocer su historia. Compartimos un par de experiencias de su tiempo y l mío durante la guerra en Kosovo. ¡Fue muy accidental, puro instinto!

El documental es uno de los más pirateados en los Balcanes, ¿cómo reacciona ante eso?

Hace muchos años que alguien creó una página en Wikipedia sobre mí y escribió que apoyo la piratería, que no es realmente cierto. Estoy orgulloso de que mi película se copie tanto. Finalmente aprendí todo lo que sé gracias al mercado negro así que es bueno devolverle algo.

También he conseguido regalos gracias a la película. Cuando menciono Linda Dyana a la gente, me daban la bienvenida como un viejo amigo. Eso me hace muy feliz.

Después de ver la forma de reciclar de ellos, ¿cree que otras comunidades tienen algo que aprender de eso?

Creo que la película tiene un valor educativo en el sentido en que estas personas muestran su amor por la vida en la atención que le dan a las cosas materiales. Ellos son como alquimistas: convierten la basura en dinero; toman autos viejos y los convierten en símbolos de poder, la libertad, el estilo y la libertad.

¿Cómo se financió el documental?

No tuvo financiamiento. Era solo yo con mi cámara. La edición la hice también yo, con un programa que compré en el mercado negro. También fui yo quien envió el documental a los festivales internacionales, eso por motivación de mis amigos.

Cuéntenos un poco de eso, ¿cómo llego a presentarlo en tantos festivales?

Fue suerte. En 2002 busqué “festivales de cine” en internet y el primer resultado que surgió fue un festival grande en los Países Bajos. La fecha límite era como cinco días después y envié dos copias de VHS a Ámsterdam. La película fue seleccionada entre 1.800 entradas.

 

Otros links relacionados