Variel Sánchez

El Vicente rebelde problemático y conflictivo de A mano limpia, que le causaba problemas a su familia por andar en malos pasos, quedó atrás gracias a Bryan Pinto, representado por el actor Variel Sánchez en la gran producción de Nuestra Tele ‘Mamá también’, un rol con el que se siente agradecido y feliz de demostrar que no solo puede realizar personajes de villano.

Pero verlo en la faceta de niño bueno y responsable, implicó un gran reto para el actor, pues según él, fue difícil desligarse de la sombra de Vicente. No obstante, gracias al trabajo con los directores de Mamá también, logró darle un matiz diferente, algo que lo tiene muy complacido.

Por primera vez en su carrera, Bryan y él se asemejan mucho en el sentido del amor por su familia, pues como él mismo lo afirma, en su casa son muy unidos y se quieren mucho. “Él es un joven de condición humilde y su mamá es una de las cocineras del colegio donde él estudia, pero eso a él no le importa y la ama profundamente. Con Aura Helena Prada, mi ‘mamá’ en la ficción, logramos una conexión increíble y eso es lo que me sucede con mi mamá real, yo la adoro”, menciona Variel.

“ESTA ES UNA HISTORIA QUE LE HACÍA FALTA A LA TELEVISIÓN, EN LA QUE SE ABORDAN TEMAS MUY FUERTES COMO LAS VIOLACIONES, LA IRRESPONSABILIDAD DE LOS JÓVENES, LA FALTA DE INFORMACIÓN Y MUCHÍSIMAS COSAS DE LAS QUE TODAVÍA HAY TABÚ EN NUESTRO PAÍS”.

Háblenos sobre la personalidad de Bryan Pinto
Es un adolescente muy tierno e inocente, que tiene muy buen corazón. Ama profundamente a su familia y quiere demostrarle a mucha gente que puede salir adelante por más problemas y dificultades que la vida le ponga.

Qué tan difícil fue para usted desprenderse de Vicente el personaje conflictivo de la primera y segunda temporada de A mano limpia, ¿Tenía temor de que pudieran encasillarlo en este tipo de papeles?
Venía con una carga emocional muy fuerte y cuando llegó esta propuesta para representar a Bryan, quien es completamente opuesto a Vicente, me pareció muy bonito poderlo hacer. No fue fácil cambiar esos dos chips de ser una porquería a volverme un niño bonito, ese fue uno de los retos más chéveres. Fue una excelente oportunidad para no ser encasillado, sino poder demostrar que puedo hacer diferentes cosas.

¿Cuál fue el estudio que hizo para darle las características a Bryan?
Fue muy duro, porque el día que terminé el último capítulo de A mano limpia, fue mi primera escena en Mamá también, entonces estaba desubicado en muchas cosas. Afortunadamente, con los directores empezamos a trabajarlo, porque ellos no querían que se pareciera en nada a Vicente. Empezamos a buscarle sus gestos, sus movimientos y sus reacciones y lo he visto diferente al personaje anterior. Cambié la postura de agresividad y lo volví un joven más ensimismado que no se relaciona mucho con sus compañeros.

¿Se podría decir que Bryan y Variel se parecen en la parte familiar?
Sí, a Bryan he podido aportarle muchas cosas mías en el tema de la familia, en el caso del personaje, su mamá lo es todo para él. En la vida real yo amo a mi mamá y eso fue muy bonito, porque con Aura Helena Prada, mi madre en la novela, tuvimos mucha afinidad.

En esta producción también actúa su papá, Julio Sánchez Cóccaro. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar juntos en la misma novela?
Genial, aunque yo no hice escenas con él porque son historias diferentes, pero mi papá es un bacán, siempre está dispuesto a aportarme algo bueno en mi carrera. Disfruté mucho compartiendo con él y aprendiendo de su gran trayectoria. Él siempre tendrá algo para enseñarme.

¿Qué opina de la temática que se toca en Mamá también sobre los embarazos a temprana edad?

Yo pienso que esta es una historia que le hacía falta a la televisión, en la que se abordan temas muy fuertes como las violaciones, la irresponsabilidad de los jóvenes, la falta de información y muchísimas cosas de las que todavía hay tabú en nuestro país. Por eso es que los adolescentes cometen este tipo de errores. Además qué rico que se muestren cuatro historias diferentes de embarazo en estratos sociales distintos. Me parece genial que los ‘pelaos’ puedan ver temas con los que se pueden sentir identificados. Yo no digo que la sexualidad sea mala y más en esta época en la que se empieza una vida sexual a tan temprana edad, pero es bueno que las niñas sepan que tiene que ir a un ginecólogo y planificar, porque tenemos que cuidarnos para evitar ser padres cuando no se tiene la conciencia de lo que eso implica.

Si se enterara de que va a ser padre sin haberlo planeado. ¿Cómo lo tomaría?
Es algo muy fuerte, pero si metiste las patas, pues responde. Mi papá todo el tiempo me dijo eso, si tuvo las fuerzas para estar con esa persona, tenga la valentía de responder por su hijo. Y obviamente respondería por él y le daría lo mejor.

Para su personaje de Vicente tuvo entrenamientos en boxeo, ¿Para Bryan que juega fútbol también se preparó en ese campo?
Sí, pero fue muy duro, porque entrenábamos con las ligas inferiores de Nacional y con ‘pelaos’ de la liga de Bogotá. De hecho una vez me tronché un tobillo porque tuvimos un entrenamiento de 7 horas jugando fútbol. Me incapacitaron tres días y no podía volver a jugar en un tiempo, porque tuve un esguince, pero me hice terapias y seguí grabando porque no podíamos parar.

¿Qué enseñanzas le dejó la novela?
Yo siempre digo que uno tiene que divertirse cuando trabaja y realmente me gocé este personaje. Me siento feliz por mi primer protagónico, pienso que el trabajo estuvo muy bien hecho. Creo que cada personaje le aporta a uno algo en su carrera y Bryan sacó mi lado bonito, aunque me encanta hacer personajes de malo.

 

Fuente: Rcn

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados