Project Runway Latin América tendrá capítulo definitivo el próximo lunes 14 de noviembre

125 0

La primera marca de entretenimiento y estilo de vida de Turner Broadcasting System Latinoamérica (TBSLA), emitió este lunes 7 de Noviembre un nuevo capítulo de la Segunda Temporada de “Project Runway Latin America”, el exitoso “reality” que le da la oportunidad a catorce ambiciosos diseñadores latinoamericanos de mostrar todo su talento, y que estrena todos los Lunes a las 10:00 p.m. por Glitz*.

En este episodio, el arte contemporáneo inundó la pasarela: Mariano Toledo, el diseñador argentino mentor de los participantes, y Ángel Sánchez, el reconocido diseñador venezolano que forma parte del jurado de este concurso, reunieron a los jóvenes en el espectacular Museo de Arte Bass de Miami para contarles el nuevo desafío semanal: usando como inspiración las obras de arte expuestas en el mismo, tuvieron que diseñar un look femenino que tomara como base una pieza en particular elegida por ellos mismos.

Si bien este nuevo reto entusiasmó mucho a los participantes, se trató de una semana complicada. El cansancio empezó a pesar y a jugar en contra en los trabajos y estados de ánimos de los diseñadores. Igualmente, a pesar del agotamiento físico y mental, los jóvenes pusieron todo de sí mismos y se involucraron de lleno en lo que, pensaban, sería el último desafío semanal antes de conocer a los tres finalistas.

Se trató de un reto muy complejo, en el que los participantes debieron ser muy ingeniosos y darle rienda libre a su creatividad al momento de diseñar. En el taller, mientras trabajaban, no todo resultó de la manera que esperaban. Mariano Toledo, al momento de aconsejar a los jóvenes, se encontró bastante disconforme con la mayoría de las propuestas presentadas, cuestión que desilusionó y frustró mucho a los chicos. Carlo Carrizosa, de Colombia, decidió empezar de nuevo y rehacer su trabajo, mientras que la mexicana Érika Servin prefirió seguir firme con su propuesta y no realizarle grandes modificaciones.

El jurado, conformado por Ángel Sánchez, la conductora mexicana Rebecca de Alba, la modelo y conductora de TV Mónica Fonseca y la modelo argentina Inés Rivero junto con el arquitecto venezolano Luis Guillermo Pons participando como invitados especiales, se encontró con una pasarela muy interesante: cuatro complejos diseños que no sólo reflejaban las obras de arte que eligieron los participantes como inspiración, sino también las ilusiones y esperanzas que cada uno de ellos tenía de pasar al próximo desafío y convertirse en uno de los tres finalistas de Project Runway Latin America.

Si bien en todos los casos hubo opiniones muy variadas entre los miembros del jurado, éste quedó muy conforme con los trabajos de los jóvenes. Con el diseño de Karyn Coo, la chilena que se había inspirado en una obra de Hernán Bas, pudieron sentir las sensaciones de soledad, abandono, tristeza y nostalgia que la joven había interpretado del cuadro e intentaba transmitir. Si bien a ninguno de los miembros les convenció la falda que Karyn había realizado, todos quedaron encantados con el chaleco tejido a mano que ella elaboró.

Por su parte, Carlo Carrizosa se inspiró en un cuadro pintado al óleo en tonos oscuros, en el que se veía una fuerte tormenta y un paisaje entre sombras. A partir de esto, el joven confeccionó un vestido de lycra que, si bien para el jurado parecía barato, dejó a todos encantados por la buena interpretación de la obra que resultaba ser.

El diseño de Érika Servin, de México, fue uno de los que menos gustó al jurado. Ella se inspiró en un cuadro que mostraba distintos objetos entrelazados y en el que predominaba el color blanco. Por esto último, realizó un vestido de novia que poco encantó a los que puntuaban, quienes coincidieron en afirmar que la joven sí había logrado interpretar la obra, pero no así traducirla.

El participante que más sorprendió al jurado fue el mexicano José Luis Gonsalez, quien tomó como inspiración una obra en la que sólo había un auto rosa abollado ubicado verticalmente sobre un fondo blanco. Al joven lo impactó muchísimo la obra, y quiso que su diseño causara eso mismo en el jurado. Para eso, confeccionó un campera utilizando como material principal el plástico; le alteró las formas y completó el conjunto con accesorios fabricados de materiales poco comunes, como pilas. El jurado quedó encantado con lo original y vanguardista de su trabajo, y si bien algunos encontraron que se trató de una traducción muy literal de la obra, José Luis Gonsalez fue el ganador del desafío semanal.

Para sorpresa de todos los participantes, en este reto no hubo eliminado. Al jurado le costó ponerse de acuerdo sobre quién debía abandonar el concurso, y decidió que los cuatro participantes continuaran en carrera una semana más. Esto emocionó mucho a los chicos, pero también los angustió el anuncio de que tendrían un reto más, ya que todos creían que éste se trataba del último desafío antes de la final.

NO TE PIERDAS EL PRÓXIMO CAPÍTULO DE LA SEGUNDA TEMPORADA DE PROJECT RUNWAY LATIN AMERICA EL PRÓXIMO LUNES 14 DE NOVIEMBRE A LAS 10:00 P.M. POR Glitz*.

En el episodio de la semana que viene, los participantes deberán brindarle un tributo a Oscar de la Renta: deberán diseñar un look inspirándose en el estilo ultra femenino, glamoroso y sofisticado que caracteriza al diseñador dominicano. Como premio, el vestido ganador será presentado en el 2011 Go Red For Women, Miami Read Dress Fashion Show; un desfile benéfico del American Heart Association en el que estarán presentes las grandes marcas de la moda y muchas celebridades. Como es costumbre, los trajes deberán ser de gala y de un mismo color: rojo.

El jurado, conformado por Ángel Sánchez, la conductora mexicana Rebecca de Alba, la modelo y conductora de TV Mónica Fonseca, y contando con las presencias del fashionista Rodner Figueroa y Beatriz Calles de D Fashion show by Mercedes Benz, tendrá una tarea muy compleja y una responsabilidad muy grande: eliminar al último participante antes de la gran final. Un capítulo cargado de emociones, intrigas e ilusiones.

Vale recordar que el ganador de esta edición, se hará acreedor de $30,000 dólares para comenzar su propia colección, cortesía de Andrea; la posibilidad de exhibir su propia colección en el Mercedes Benz DFashion México, un photoshoot en la revista Glamour México y Latinoamérica y unas lujosas vacaciones en el Hotel “Live Aqua Cancún” del Grupo Posadas.

Alegría, llanto, enojo y risas serán algunos de los estados de ánimos que vivirán los jóvenes diseñadores en el transcurso de los desafíos por los que deberán pasar para convertirse en el próximo ganador de Project Runway Latin América Segunda temporada.

Fuente: Mediática

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados