La actriz interpreta el papel de Jed Marshall en “The Night Manager” y habla de cómo ha sido compartir con Hugh Laurie y Tom Hiddleston en la nueva serie de AMC. 

Hugh Laurie, Elizabeth Debicki y Tom Hiddleston protagonizan The Night Manager
Hugh Laurie, Elizabeth Debicki y Tom Hiddleston protagonizan The Night Manager

La producción de “The Night Manager” es una interpretación contemporánea de la novela de espionaje “El Infiltrado” de John le Carré. La serie es protagonizada por Hugh Laurie (“House”) y Tom Hiddleston (“Los Vengadores) y se transmite los lunes a las 8:00 pm (hora Colombia) por AMC.

Un ex soldado británico, Jonathan Pine (Hiddleston) es reclutado para infiltrarse en el círculo íntimo del traficante de armas Richard Onslow Roper (Laurie) para desarmar la alianza que Roper construyó entre los servicios de inteligencia y la red de tráfico de armas.

¿Cuál fue tu reacción cuando recibiste por primera vez el guión y te ofrecieron participar en este proyecto?

Creo que el calibre de la escritura de esta obra es tan increíble que de inmediato me atrapó. Cuando trabajas en una adaptación de una novela de Le Carré, el elemento de suspenso que contiene es absolutamente fascinante. Desde la primera lectura me enamoré de mi personaje, y finalmente, aunado a todo lo anterior, tener a alguien como Susanne Bier en la silla del director hacía de este proyecto una combinación irresistible, que no podía darme el lujo de dejar pasar.

Cuando vemos por primera vez a Jed, tu personaje, al inicio de la serie, es como la encarnación del glamour y la sofisticación. ¿Podrías contarnos un poco sobre ella?

Jed es la amante de Roper, su novia y cómplice de aventuras. Es como un cisne; serena en la superficie, pero pataleando desesperadamente bajo el agua. Es una mujer que se ha forjado a sí misma, y muy parecida a Jonathan Pine, en el sentido de su carácter camaleónico, que se adapta a todos los ambientes en los que se ve sumergida.

Cuando la encontramos por vez primera, parece estar perfectamente convencida de ser la amante de Roper, y ese rol la obliga a mantener siempre una apariencia deslumbrante, llena de glamour, así como una cierta actitud jubilosa y salpicada de ingenio. Tiene que mantenerse a la altura de Roper, quien se mueve por el mundo a una velocidad vertiginosa. Por todo esto, Jed parece en ocasiones simplemente planear sobre este universo. Ella proviene de un entorno completamente diferente; no ha nacido millonaria, y posee gran cantidad de secretos y cuentas pendientes que en un inicio no está dispuesta a afrontar. Creo que, en lo que a Jed concierne, mientras pueda seguir pataleando y todo mantenga su apariencia, podrá sobrevivir.

20150610_AMC_NIGHTMANAGER_1244 copyf3 copia

¿Por qué crees que este personaje es tan atractivo?

Creo que lo más interesante sobre los personajes de Le Carré es su ambigüedad moral; viven en un área que no es blanca ni negra. No sabemos de qué lado están ni cuáles son sus verdaderas motivaciones. Todos tienen su propia carga de ambiciones, y cuando los reúnes, la situación se vuelve apasionante para el espectador.

¿Dónde encontramos a Jonathan Pine al inicio de la serie?

Jonathan Pine es el personaje misterioso por excelencia. Cuando lo vemos por vez primera en la serie, tiene una actitud de neutralidad total que es su mecanismo de defensa. En realidad ya no sabe quién es verdaderamente, a causa de los traumas del pasado. Es una especie de recluso voluntario, agazapado en su remoto escondite. A lo largo de toda la historia, el viaje que emprende lo obliga a confrontar sus fantasmas; todas las cosas que ha reprimido saldrán de él con tal fuerza que deberá encontrar al verdadero y auténtico Jonathan Pine.

¿Crees que su trabajo como gerente nocturno le brinda una especie de anonimato y control?

Así es; la da un total control. Hay una parte de Jonathan Pine que se siente muy cómodo dentro de esa vida de gerente nocturno de un hotel, pero al mismo tiempo sabe que no está viviendo una vida real y no es quien realmente está en su interior. Creo que es forzado a enfrentar sus demonios por venganza y para encontrar una justificación a la brutalidad desencadenada por sus acciones pasadas.

Tom Hiddleston es Jonathan Pine
Tom Hiddleston es Jonathan Pine

¿Qué representa Roper para Pine?

Richard Roper es descrito en la novela como el peor hombre del mundo. Es un traficante de armas multimillonario, pero lo realmente interesante acerca de él es que posee una increíble mezcla de carisma y oscuridad, así como una ambigüedad moral muy turbia, por la que Jonathan está completamente intrigado. Lo que Pine siente por Roper es odio –el más profundo odio que un ser humano puede sentir por otro–, pero al mismo tiempo, percibe algo en Roper que le causa admiración. Creo que la relación entre ellos dos es fascinante; es casi como una relación padre-hijo, que ninguno de los personajes podría haber previsto, y que se desarrolla ante nuestros propios ojos.

¿Qué crees que Tom Hiddleston aporta al personaje de Jonathan Pine?

Tom es un extraordinario actor, lleno de recursos asombrosos. Lo más interesante de Jonathan Pine es que encierra todas estas diferentes personalidades, mismas que surgen en distintos momentos; así, con Jed es un tipo de hombre y con Roper es otro. Sólo vemos al verdadero Jonathan Pine cuando nadie lo acompaña. Creo que el principal aporte de Tom al papel es una especie de habilidad camaleónica, clandestina y casi como de ninja de adaptarse a la circunstancia del momento, al salir de las sombras y volver a entrar en ellas. La forma en la que Tom oscila entre todas estas personalidades constituye una gran muestra de las habilidades histriónicas de Tom.

¿Cuál es la reacción de Jed ante Pine?

Cuando se encuentran por vez primera, Jed está muy intrigada por él. Sobre todo porque es apuesto y ella está aburrida. Cuando la vemos al inicio de la historia, Jed tiene un aire de superioridad, y al encontrarlo interesante, ella piensa que podría tener con él un poco de diversión inocente. Sin embargo, todo eso cambia drásticamente la segunda vez que se encuentran, ahora bajo circunstancias muy diferentes, y eso hace que su relación cambie de manera dramática e instantánea.

¿Cómo fue trabajar con Hugh Laurie?

Supongo que uno debería odiar a Richard Roper, pero no puedes, y eso es gracias a Hugh. Es tan inteligente, gracioso y agradable que hace que admires al personaje. Aunque sus acciones son moralmente muy cuestionables, las lleva a cabo con tal seguridad y aplomo que las encuentras absolutamente fascinantes. Es un personaje que no podemos dejar de ver; lo que Hugh hace es darle una dimensión humana a alguien que podría ser interpretado de manera muy burda, en blanco y negro y sin nada de matices. En cambio, cuando vemos a Roper lo amas y odias al mismo tiempo, lo que es muy halagador para el trabajo del actor que le da vida.

¿Cuál era la dinámica en el set entre Tom, Hugh y tú?

Sabía que la relación de Hugh con esta novela databa de veinte años atrás, y que debido a eso estaba tan comprometido con el proyecto. Los dos actores hicieron una gran labor de investigación para prepararse, por lo que a diario llegaban con una enorme cantidad de recursos para aproximarse a sus personajes. Yo llegaba con una perspectiva diferente; no leí la novela sino hasta después de haber obtenido el papel. Conocí por primera vez la historia por lo escrito en el guión.

Hay mucha tensión sexual entre los tres personajes, y el nivel de energía entre ellos es muy elevado; casi eléctrico. Por esto siempre había una enorme diferencia entre nosotros cuando interpretábamos a Jonathan, Roper y Jed, y cuando simplemente éramos Tom, Hugh y yo. Resultaba imposible mantener en todo momento tal nivel de tensión. En cuanto llamaban a corte, había que soltar toda esa energía, porque el mundo de los personajes es un lugar muy oscuro para vivir.

¿Cuál fue la parte que más disfrutaste de tu trabajo en este proyecto?

Para mí, las mejores partes fueron interpretar las escenas donde aparecíamos los tres, debido a esa tensión que mencioné antes. Es curioso que, aunque la historia va ganando intensidad a medida que avanza, los personajes se van disgregando por lo que les ocurre, hasta el grado de que al final nadie sabe en realidad qué quieren, o quiénes son. Esa dinámica resultaba fascinante para mí como actriz, al ser tan rica en posibilidades. Asimismo, trabajar con Susanne fue todo un sueño. Ella es realmente despiadada en sus exigencias como directora, y la relación que establecimos fue de verdad increíble.

AMC transmite “The Night Manager” con Hugh Laurie y Tom Hiddleston los lunes a las 8:00 pm (hora Colombia).

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados