A corazón abierto es más vista que ‘Yo soy Betty, la fea’ en su época

El libretista Fernando Gaitán rompió su propio récord con su nueva historia.

Al hacer el ‘Top’ 20 de las más vistas desde la creación de los canales privados, la de RCN supera, incluso, el récord de ‘Yo soy Betty, la fea’.

Salirse del formato catalogado como ‘Narconovela, desprenderse de escenas violentas y del lenguaje soez que se volvió tan popular en la franja estelar y, ahora, se usa sin ningún tipo de restricción, son algunos de los aspectos que lograron posicionar a ‘A corazón abierto’, versión de la serie estadounidense ‘Grey’s Anatomy’, como la telenovela más vista (según cifras de Ibope) en la franja estelar actual, desde la creación de los canales privados, en 1998.

Con cifras que han marcado 45,9 por ciento de ‘rating’ (medida de cuánta gente ve un programa o un determinado canal sobre el 100 por ciento) y 57.5 de ‘share’ (porcentaje de televisores encendidos en determinado canal) ‘A corazón abierto’ lidera el Top 20 de las producciones con más altos índices de audiencia, por encima de ‘Yo soy Betty, la fea’, que mantenía el liderato desde entonces.

“Creo que son historias sencillas, bien llevadas, muy cercanas a la realidad, bien actuadas y entretenidas. No se necesita asesinar con una ametralladora a cien personas para hacer una buena novela” dice ‘Nemesia’, nombre con el que se identificó una de las más de 80 personas que participaron en el foro de eltiempo.com, que preguntaba por qué el éxito de esta producción.

Coincide con la opinión de este cibernauta, ‘Sergioandresbogotano’, que argumenta que el éxito radica en que “es una propuesta diferente, con una trama chévere y con historias que reflejan la realidad”.

Sin embargo, y aunque las cifras demuestren el rotundo éxito, hay a quienes no les gusta por tratarse de ‘una copia’ y se niegan a creer que ‘Yo soy Betty, la fea’ haya sido superada. “Es una mentira muy grande. La población televidente de hace 12 años, no es la misma del 2010. ‘Betty’ paralizaba al país, así como ‘Café’. Los empresarios paraban las reuniones para verla y cuando se acababa continuaban normal con la reunión”, dice ‘Lorenabucara’.

Para Fernando Gaitán, vicepresidente creativo del Canal RCN, que estuvo al tanto de los diálogos y la realización de las escenas -conocido en el canal por sus éxitos como ‘el rey midas’ -también le resultan sorprendente los resultados, pero es enfático en afirmar que no se trata de una adaptación de ‘Grey’s Anatomy’, sino de una versión y que eso hizo que la gente se familiarizara con la historia.

“Nosotros respetamos el espíritu de la trama, de los personajes, del universo, pero todo se adecuó al universo médico colombiano. Y también creamos personajes como el doctor de La Pava (Santiago Moure) porque nuestro sistema médico es muy diferente al americano y además, el 70 u 80 por ciento de los casos que aparecen son colombianos e hicimos de la historia central una historia de amor fuerte y creo que eso es lo que ha gustado”.

“Tristemente, es una realidad. Uno está metido en una clínica todo el día, donde hay presión de la familia, de los pacientes, de los superiores, y el compañerismo que tenemos dentro hace que se promuevan ese tipo de relaciones”, opina el cirujano plástico Ricardo Lancheros, para quien el tema de los amoríos cortos y fugaces que se ve en la producción sucede todo el tiempo.

Añade que el tema de los egos está bien manejado porque en la vida real es igual e incluso peor. “Los que llevan más tiempo quieren imponer sus leyes y los que hasta ahora están empezando pero son inteligentes, quieren imponer su sabiduría. Hay corridas
de butaca y celos”, advierte.

Para Lancheros, que pertenece a la Sociedad de Cirugía Plástica Colombiana, el éxito de la serie radica en que por primera vez muestran el gremio desde su faceta humana. “Allí somos seres humanos normales que nos enamoramos, fracasamos, tenemos dramas y triunfamos, como cualquier persona”, dice.

Los críticos de televisión no se quedan atrás y aseguran que la audiencia de ‘A corazón abierto’ tiene que ver con el sabor local. “Gusta la problemática social tratada de manera leve, con las variante del amor, despecho, triángulos, traición, tríos y el ritmo emotivo, con sucesivos clímax en cada capítulo”, dice Mario Morales, docente de la Universidad Javeriana.

Comparte su opinión el también crítico Ómar Rincón, que concluye esta serie de elogios diciendo que la versión “plantea un drama muy humano y muy colombiano: la salud. Se inscribe en amores posibles. Se cuenta el mundo de los ‘dioses’ (los médicos) en
versiones mundanas (amores y odios) y se junta salvación del alma con salvación del amor”, y para él eso hace que funcione.

Fuente: El Tiempo

Otros links relacionados