La Transformación de Anderson Ballesteros

Anderson Ballesteros le dará vida a Byron Aristizábal, un hombre al que todo el mundo conoce con el nombre de ‘El Zarco’. Él aprovechará la condena de la Pandilla para apoderarse del barrio y marcar territorio.

La segunda temporada de ‘Pandillas, Guerra y Paz’ contará con casi todo el elenco de su primera versión, sin embargo, algunos actores que no habían estado en ella, se dejaron contagiar del suspenso y de la acción que maneja esta historia escrita por el reconocido libretista Gustavo Bolívar.

Este es el caso de Anderson Ballesteros, un paisa de 27 años que antes de entrar al mágico mundo de la televisión estudiaba bachillerato en un colegio cerca de su barrio y se dedicaba a vender algunas cosas en el centro de la ciudad. Sin embargo, él siempre soñó con ser actor y aunque ahora confiesa que la fama no lo trasnocha, está feliz porque se le cumplió el milagrito.

Su participación protagónica en la película ‘La Virgen de los sicarios’ fue su trampolín, luego su personaje en ‘Los Protegidos’ lo dio a conocer en otra faceta, pues por primera vez interpretaba a un bueno. Su vinculación a la serie fue por medio de un casting, que según sus propias palabras, “ha sido de los más guerreados que ha tenido que presentar”.

Sin embargo, luego de varias pruebas logró pasarlas todas y ahora luego de varios meses de grabaciones, habla sobre este nuevo personaje que se llamará: Byron Aristizábal más conocido en su mundo como ‘El Zarco’.

ENTREVISTA: “ A mi la fama no me trasnocha, pero para mi la actuación es sentir a Dios, es como tenerlo al lado mío.”

¿Cómo entra Anderson Ballesteros al mundo de la televisión?

Yo siempre soñé con ser actor y en 1.999 vi la oportunidad cuando llegaron a Medellín a buscar actores naturales para una película que se llamó ‘La Virgen de los sicarios’. Yo me enteré del casting, me presenté y me escogieron, quedé como el protagonista y eso fue muy bacano.

¿Qué ha significado esta nueva etapa en su vida?

A mí la fama no me trasnocha, pero para mí la actuación es sentir a Dios. Actuar es tratar de sentir, disfrutar, sufrir todo lo del personaje, es meterse en los pantalones de otro ser humano y sentir sus miedos, sus fortalezas, cuando uno lo logra, para mí eso es como tener a Dios al lado.

¿Ha cambiado en algo su vida desde que hizo ese primer papel hasta ahora?

Mmmmm… la verdad no. Yo sigo siendo el mismito, hasta el momento no he cambiado ninguna de mis costumbres. Lo único es que a veces voy por la calle y la gente empieza a hablar de mí, eso antes no pasaba.

¿Cómo fue su vinculación a la segunda temporada de Pandillas, Guerra y Paz?

Al igual que todos los personajes que he hecho fue por casting, pero indiscutiblemente este ha sido uno de los casting más guerreados que he hecho, pero yo quería estar en esta producción y desde un principio le metí ganas al personaje hasta que lo conseguí.

¿Usted veía la primera temporada de Pandilla, Guerra y Paz?

Algunas veces porque la verdad casi no me queda tiempo para ver televisión, pero me parecía una serie muy bacana, me gusta como manejan el suspenso, el tema de las persecuciones, todo eso.

¿Quién es el Zarco?

Es un personaje que tiene claro sus objetivos en la vida. El hombre quiere dinero sin importar lo que le toque hacer, trabajar con el que sea, pasar por encima del que sea. Él está totalmente seguro que desde que consiga todo lo que quiera, las cosas van a funcionar bien.

Hubo un cambio físico en Anderson para este personaje. ¿Usted tuvo que ver en esta propuesta?

Sí yo fui el que propuse ese cambio, yo quería que ‘El Zarco’ tuviera bigotico, pelito largo para darle un poco más de fuerza y edad al personaje. El cambio de look no me dio tan duro, desde diciembre no me corto el pelo pero una vez termine de grabar me voy directo para la peluquería, me gusta más para mí el pelo corto.

¿Cómo fue la preparación de este personaje?

Eso ha sido difícil, ha sido un trabajo de mucha búsqueda y concentración. Cuando uno le da vida a este tipo de personajes uno no puede pensar en ninguna otra cosa, en este caso sólo puedo pensar en ‘El Zarco’. Mi trabajo es sentarme, cerrar los ojos y pensar únicamente en lo que haría este hombre en determinadas situaciones. Además de preocuparme por él, sufrir con él, gozar con él. Otra cosa que he hecho es nutrirme de todo lo que veo en la calle, las miradas, las palabras de la gente cuando voy por ahí caminando.

Casi siempre ha hecho personajes malos ¿No le da miedo que los televidentes lo encasillen en el tipo de personajes de este género?

No, yo soy de los que piensa que un actor debe estar siempre dispuesto a hacer cualquier papel, a mi la mayoría de veces me ha tocado hacer de malo, pero ahí estoy dispuesto y preparadito para interpretar otros personajes distintos.

¿Cómo es la relación con el resto del elenco?

Es muy buena, uno trata de llevársela bien con todo el mundo, con los compañeros de escena, con la gente de producción, con todos para poder lograr un feeling bien bacano y lograr que todo lo que hagamos quede bien chévere.

¿A qué se ha dedicado Anderson desde que terminaron las grabaciones de ‘Los Protegidos’?

Cuando terminé ‘Los Protegidos’ me fui para Medellín a grabar una película que se llama ‘En Coma’, es un largometraje que se va a estrenar de pronto en noviembre. Ahí voy a hacer el papel de un muchacho loco, un pelado de 19 años que le gusta mucho la rumba y armar parches y que se mete en problemas…mejor dicho tienen es que verla.

Fuente: Prensa RCN

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.