‘Tierra de cantores’ es un buen homenaje al Vallenato

El Canal Caracol quiere cautivar a los televidentes colombianos y mundiales a través de la nueva serie Tierra de Cantores, un homenaje que hace la institución a la música vallenata y la herencia que ha dejado especialmente en la costa Caribe nacional.

Esta nueva propuesta ya se ve desde esta semana en la pantalla chica en el horario AAA y consta de cuatro sagas en la que los actores protagonizan sus historias de amor enmarcado con este ritmo. Su grupo de actores y de realizadores hizo una presentación del espacio televisivo durante su lanzamiento el martes pasado en la sede del Canal Caracol y a la que fueron invitados periodistas de Bogotá y de distintas partes del país, entre ellos La Crónica del Quindío.

“La primera parte empieza en 1860 con la llegada del acordeón al país, luego en 1930 es la emisión de la canción en la radio, vendrán luego los años 70 cuando se celebre el primer festival vallenato y finalmente la historia contemporánea con la internacionalización del género”, dijo Juan Camilo Pinzón, director de la propuesta.

La nueva producción se caracteriza también porque se graba 100% en exteriores, “no hay estudio y eso nos dio la oportunidad de explotar muy bien el espacio, de reconectarnos con los escenarios naturales”, destacó Andrés Huertas, libretista de Tierra de Cantores.

La serie está diseñada para cuarenta episodios —diez por cada saga— y pretende cautivar el público como lo hicieron anteriores programas como ‘Gallito’ Ramírez, Escalona y Oye Bonita.

“La idea es contar toda esta historia de manera rápida, son hechos que estarán llenos de alegría y tristeza y todas dejan algo para el futuro. Las canciones vallenatas son tremendamente eternas, uno ve temas como ‘Alicia Dorada’ que la escribió el campesino Juancho Polo Valencia y hoy en día aún se escucha y es cantada por jóvenes”, agregó Huertas.

Actores principales

Beto Villa Junior y Matilde Lemaitre protagonizarán la primera saga de la novela y encarnarán a Emiliano Larios y Blanca Moscote respectivamente. “Emiliano sufre mucho en el transcurrir de la historia, pero logra enamorar a todo el que lo escucha, incluida a Blanca Moscote, porque cuando él canta el corazón se arruga”, manifestó a este medio escrito el protagonista Beto Villa, quien se mostró satisfecho con el papel porque refleja su gusto por la música.

Para la segunda parte, Alejandro Palacio será el principal e interpretará a Abel Moscote, la actriz que se robará su corazón será Daniella Donado que representará a Ada Luz.

Sin embargo, son muchos artistas de jerarquía como Maribel Abello, Miriam de Lourdes, Felipe Solano, Julio Echeverry, Katherine Porto, Rita Bendeck, Antonio Di Conza y nuevos elementos u otro jóvenes que han tenido otras experiencias en la actuación como son Eibar Gutiérrez, Viña Machado, Mauricio Rincón, Mimi Amaya, Orlando Lamboglia.

El escenario y sus problemas

El vallenato es una tradición que se dio a conocer en la costa Atlántica y Caribe, no obstante, para las grabaciones de las cuatro sagas optaron por los municipios de Honda, Mariquita y Ambalema en el departamento del Tolima. Se escogieron estas localidades porque reflejan un aspecto muy similar a la de la costa especialmente por las calles y viviendas, además por la cercanía a Bogotá nos daba muchas ventajas”, destacó Huertas a La Crónica del Quindío. Sin embargo, no han sido ajenos a muchos problemas. Es el caso de Katherine Porto, una de las antagonistas que indicó que el calor excesivo y la picadura de los mosquitos complicaron en varias ocasiones el rodaje.

“Una vez me picó un zancudo que no es común, de la picadura me salió sangre y me tuvieron que llevar a un centro clínico donde me aplicaron un complejo que me dolió bastante —risas— ha sido muy duro, pero ha valido la pena porque he compartido con un grupo humano muy importante”.

Antonio Di Conza, quien en la primera saga interpretará al italiano Guiseppe Palermo también opinó del clima sofocante. “Mi papel es del antagonista que además de ser el villano es también homosexual, pero lo complicado de esto no fue encarnar a una persona gay ni siniestra sino soportar las altas temperaturas con unos trajes pesados y muy cubiertos, estamos hablando del siglo XIX”. Pero otros como Miriam de Lourdes a pesar de los inconvenientes se goza su trabajo. “De verdad que es una experiencia muy bonita, me tocó el papel de una abuela de 125 años. No tuve problemas de maquillarme yo misma y repito ha sido una gran labor que sin duda los colombianos van a disfrutar”.

Fuente: El Vallenato.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.