El Laboratorio de informática forense más grande de Latinoamérica es capaz de hallar pruebas concluyentes en los más recónditos escondites dentro de un dispositivo móvil.  

 

Gracias a la evolución tecnológica, laboratorios de informática forense logran identificar el recorrido de una persona, recuperar información de dispositivos móviles que han sido formateados o robados, tener pruebas delincuenciales y geo-referenciación de individuos, todo lo anterior se realiza gracias al análisis de los celular.

Con el hallazgo, en el mercado negro, del teléfono celular de Fabián Herrera, el médico recientemente asesinado en Bogotá, las autoridades lograron establecer el recorrido que hizo la víctima antes de morir y así mismo encontraron nuevas pistas para atrapar a los asesinos.

 Todo esto se logró gracias a la última tecnología forense que ha llegado al país y que tiene la capacidad de “navegar” dentro de los componentes electrónicos de cualquier dispositivo móvil con la posibilidad de restablecer  todos los sitios en los que estuvo y los recorridos que hizo el aparato desde el mismo momento en que fue activado por primera vez.

Andrés Guzmán Caballero, gerente de Adalid, empresa colombiana que maneja el laboratorio de informática forense privado más importante del país, asegura:

“Con el análisis de un teléfono celular, en nuestro laboratorio estamos, por ejemplo, en capacidad de hacer la recuperación de datos de un recorrido pues podemos determinar la ubicación de las antenas o celdas celulares por las cuales el usuario de ese aparato ha pasado. De igual manera podemos determinar con una precisión de 3 a 5 metros en qué sitios, fechas y horas ha estado el teléfono, rescatando el historial encriptado de las aplicaciones que usan GPS y que solo estos softwares forenses especializados pueden penetrar”.

Por obvias razones, es de total utilidad para esta labor, encontrar algunasapps de las más usadas como Uber, Waze, Google maps, Taxis y aplicaciones para solicitar domicilios pues todas, por obligación, corren sobre localizaciones de GPS.

Para el ingeniero forense de Adalid, Edwin Cifuentes, Google es “El gran Hermano” pues guarda toda la información de las actividades cotidianas de los usuarios de teléfonos celulares. “Para nosotros es muy importante encontrar en un teléfono  analizado, los datos de navegación en internet pues este servicio requiere que se use con precisión la ubicación del usuario”.  


Finalmente, aclara el ingeniero Cifuentes que ningún laboratorio puede “mover un solo dedo” para el análisis de un celular, sin la previa orden de un juez de garantías pues de lo contrario la prueba no tiene ninguna validez.

 

Otros links relacionados