Beyonce critica los reinados en el video de “Pretty hurts”

196 0

La cantante está dando un gran ejemplo de desarrollo de producto en estos tiempos modernos. El video de “Pretty hurts”, no solo es una gran protesta contra la forma en que se trata a las mujeres para ser consideradas bellas, sino que también plantea una historia, una conexión con sus seguidores y el mostrar que su reconocimiento como una de las mujeres más influyentes del mundo, es para llevar justamente esta clase de mensajes y posiciones a los ojos del mundo.

beyonce_prettyhurts_5

Beyoncé quiere proyectar en su nuevo video, “Pretty Hurts”, los sacrificios a los que deben enfrentarse muchas mujeres para lucir una apariencia impecable y, sobre todo, para combatir los efectos del envejecimiento; unas prácticas “obsesivas” que, en opinión de la artista, son completamente absurdas y un signo claro de que buena parte de la sociedad sigue viendo al sexo femenino como mero objeto de deseo.

El video critica a la forma en que se construye el prototipo de belleza a partir de los medios y los responsables de que pasen momentos de la gente, para generar una noticia y buscar esa celebridad que te hace ser una persona “respetada”.

En este video de que dura más de siete minutos, la artista expone de diversas formas su pensamiento contra los que solo quieren ver perfección y que ocultan sus defectos para no decepcionar a los que les rodean. La producción está tan bien realizada que a la semana de haber sido presentado, ya completó más de siete millones de reproducciones en su canal VEVO oficial.

“Es una obsesión que no tiene ningún sentido, porque no te pone la felicidad en bandeja. Al revés, te acaba haciendo sentir miserable”, reveló la directora Melina Matsoukas, responsable del último proyecto artístico de Beyoncé.

Uno de los ejemplos más claros de esa “enfermedad” social tiene que ver con el uso desproporcionado de la cirugía estética, según asegura la propia Beyoncé, lo que explica que la artista aparezca en varias de esas escenas exhibiendo el dolor y la angustia que le provocan las agujas y el hecho de verse rodeada de personas que quieren modificar su apariencia.

“En el video finjo que voy a entrar en el quirófano para operarme y después aparezco inyectándome botox en la cara. Son imágenes muy chocantes que representan la ‘enfermedad de la belleza’ y la presión a la que nos vemos sometidas en el terreno de lo físico, que a veces viene de la gente que nos rodea pero, en otras ocasiones, procede de nosotras mismas.

Algunos de los contratiempos que atraviesan muchas mujeres en este sentido me tienen perturbada, y espero que este videoclip les dé la confianza necesaria para quererse un poco más”, apuntó Beyoncé en una pieza audiovisual que muestra con detalle la grabación de “Pretty Hurts”.